Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sigue las huellas de Badajoz
Viernes, 23 septiembre 2011

Jardines de la legión ( 2ª parte )

Marcar como favorita Enviar por email

Jardines de la Legión…(2ª parte)

Dos avenidas principales y una calle en las cercanías de El Corte Inglés homenajean a Antonio Masa, Ricardo Carapeto y Antonio Juez; los dos primeros, alcaldes de Badajoz cuando el artista diseñó algunos de nuestros jardines con más solera e historia.

Políticamente la deuda moral que tenemos con las creaciones del Jardinero Mayor posiblemente quede saldada con un rótulo en lo alto de una calle pero moralmente el mejor homenaje que se le puede hacer es dignificar y mantener vivos todos sus trabajos. Tarea por otro lado de muy sencilla resolución: limpiar, recomponer las pérdidas, mantener y después sacar pecho henchidos de orgullo. Al fin y al cabo el talento de un artista siempre queda reflejado en sus obras y lo normal –cuando se actúa inteligentemente- es desear mantenerla en óptimas condiciones para siempre jamás.

Fuentes secas, rotas, despojadas de los ornamentos que las convirtieron en artísticas confiriéndoles aquel aire de exquisitez que el tiempo, la dejadez y la incompetencia les hurtaron, es lo que va quedando en aquel espacio que una vez fue paradisíaco.

La Legión, los bellos jardines -junto al de Castelar- que de alguna manera identificaba nuestra ciudad, hace años que perdió la pátina melancólica que parecía aflorarle de la propia tierra; aunque afortunadamente para nosotros quedó grabada en una antigua película protagonizada por Emma Penella: La Guerra Empieza en Cuba.

Hace unos años el López de Ayala se llenó hasta la bandera para verla -fue un acierto que se debería tener en cuenta- los afortunados que aquella tarde nos embobamos escuchando y viendo el nombre de Badajoz en el cine, seguramente nunca olvidaremos cómo resonaban y se expandían los oes que nos salían de los labios casi sin pretenderlo, y que fueron tantos y tan unánimes que las autoridades tomaron buena nota y decidieron devolverle al paseo de San Francisco el traje de alta costura que siempre lució y que algún loco, -unos años atrás- decidió quitárselo para vestirlo de mercadillo.  

Aquella antigua película nos devolvió, aunque sólo fuese por unos minutos: paseos, cuarteles, calles y parques de un Badajoz que sólo habíamos visto en fotografías pero jamás en movimiento, y mucho menos en pantalla grande. En un ambiente casi festivo y absolutamente compenetrados un sinfín de exclamaciones nos unieron en un mismo sentimiento, especialmente cuando ante nuestros ojos la aparición estelar de un San Francisco mayestático y genuino, y unos Jardines de la Legión con primorosas y lozanas fuentes nos dejaron con la boca abierta y una estúpida sonrisa de “pero cómo nos hemos podido dejar quitar todo esto”.

Si la Guerra Empieza en Cuba consiguió remover conciencias políticas para con aquel San Francisco degradado hasta la vulgaridad, pienso que lo mismo con un poco de buena suerte –nuestra esperanza básicamente se sustenta en ella- si se volviera a emitir esta vez la lotería podría tocarle a los Jardines de la Legión y a las laderas de la alcazaba, y de paso nosotros volveríamos a disfrutarlos y ha dejar de hacernos preguntas expedientes x:

¿Qué fue del conjunto escultórico de la Nacencia?

¿Duerme en algún almacén a la espera de ser restaurado y devuelto a su sitio original?

¿Nos merecemos una explicación o ya se dio en su momento?

¿Corrió la misma suerte que los bancos originales de San Francisco?

¿Nos sobran los dineros para en lugar de restaurar, tirar, hacer de nuevo y volver a dejar que el tiempo y el olvido destruyan?

Yo, que me más que cinéfila soy seriéfila, apuesto por una serie con Badajoz y sus pérdidas patrimoniales como eje central de una supertrama de misterios y abducciones… ¡tatatachánnn…seguro que daba juego!

De momento podemos darnos con un canto en los dientes y alegrarnos porque de la época de Juez aún tenemos intacta –entre otras cosas- la bella entrada principal al Parque Infantil de Castelar. Esperemos que jamás pierda el favor del Ayuntamiento y que el sello del artista, esos cantos de río que tanto utilizaba para sus creaciones, no corran la misma suerte que las piedras arrancadas del Puente Viejo, otro que va camino de protagonizar una de esas misteriosas y endémicas abducciones a las que tan acostumbrados estamos que ya ni nos conmueven.

  • María Penís

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress