Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jacinto García Alonso
Lunes, 26 diciembre 2011

Cinco años más

Marcar como favorita Enviar por email

No faltaban ni siquiera dos horas para el final del día de Nochebuena cuando leí en Internet una noticia que publicaba el periódico local, que al principio me produjo un fuerte sobresalto. El BBVA retrasa hasta los 75 años…No seguí leyendo. Me asusté. Pensé en uno de esos macro informes a los que nos tiene acostumbrados y temí por mis conciudadanos. ¡Vaya tormento! Creía que era su oráculo necesario para salir de la crisis y comencé a imaginarme a los pobrecitos españoles aguantando en su puesto de trabajo, casi sin fuerzas ya, entorpeciendo con la lentitud obligada por su edad el progreso en la producción, cerrando paso a las ideas jóvenes que pudieran hacernos avanzar en un más rápido desarrollo del país. Claro que, pensé, por el contrario, al seguir aportando a la SS (Seguridad Social) ¡no penséis mal pillines…! contribuirían a sustentar ese pilar tan necesario en nuestra economía. Revuelvo entre mis pensamientos los pros y los contras de la noticia. Rápidamente me acordé de los que  habiendo iniciado, y terminado con ilusión sus carreras, verán frenadas el comienzo de las mismas por este alargamiento, con sus desesperaciones aparejadas, sus ilusiones rotas o de los más optimistas, al menos, la conformidad en la esperanza de que les llegara sus momento.


Seguí leyendo la noticia y me recriminé íntimamente la precipitación en el juicio y el desasosiego. ¡Se trataba de la jubilación de los miembros de su consejo de administración! Ante el cabreo por haberme precipitado en mis elucubraciones, no supe qué hacer, si alegrarme o cabrearme aún más;  porque no sabía a dónde llevaría a estos pobrecitos obligándoles a permanecer cinco años más, porque de eso se trataba, en esos tediosos consejos de administración donde deberían seguir reuniéndose, cuando a ellos o a su presidente o al que esté encargado de organizar tales eventos lo considerara oportuno. Oportuno para así poder dilucidar si ahora o luego, más pronto o un poco más tarde; al mismo tiempo, antes o después, que miles y miles de bancos; de gabinetes de ingeniería financiera y mercantil de todo el orbe, deberían realizar alguna jugada estratégica que apretara aún más, la cuerda en el cuello de los ciudadanos, obligando a sus gobernantes  a tomar algunas medidas económicas para que les inyecten algún dinero con el que salvar sus crisis y poder reflotar las maltrechas arcas de sus bancos para poder dar créditos a los pobres ciudadanos que no levantan cabeza de tanto pagar impuestos. Esperemos que no cunda el ejemplo de esos miles de “entidades”, porque entonces no habría dinero con el que poder pagar las dietas de asistencias a sus consejeros; esos pobrecitos que solo piensan en solucionar los problemas de los ciudadanos del mundo. Y que no es verdad que asistan a esas reuniones del consejo de administración, solamente, para mantener su status social, cobrar sus cuantiosas dietas de asistencia, en las largas horas que les obligan a permanecer tan tediosos y largos informes, obligándoles a levantar su brazo o su tarjeta con el que dar su aprobación a todo lo expuesto. Joder, ¡cinco años más!       

    

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress