Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carmelo Arribas
Martes, 24 abril 2012

Maltratar el idioma

Marcar como favorita Enviar por email

El idioma español,  es la segunda lengua más estudiada en el mundo. Sin embargo, parece ser que hemos tenido un período de tiempo en el que por influencia de los nacionalismos, sobre todo el catalán, el hablarlo correctamente Y SOBRE TODO EL  ESCRIBIRLO ADECUADAMENTE,  suponía una afrenta a  las lenguas que se hablaban en otras autonomías. Así en Cataluña no se dice español, sino castellano, como para mantener una cierta  distancia lingüística, el español es universal, el castellano una lengua de una región de España, por cierto, la que con mayor derecho podría llevar lo de “comunidad histórica” ya que existe como tal desde hace muchos siglos,  y no sólo desde hace doscientos años,  más o menos, cuando siguiendo el guión de cualquier nuevo rico, se “compraron” o mejor aún, se regalaron un título, que los hiciera cuando menos diferentes, si no superiores, lo de “históricas” . Pero no han sido ellos los peores, el enemigo está dentro. No me refiero a las simplificaciones que los jóvenes hacen en los mensajes telefónicos, que todo se arregla, o no, sino a las incursiones  seudo feministas  de ciertas ministras y políticos, en la búsqueda, nunca mejor dicho, de lo políticamente correcto,  que ha convertido el uso a la lengua común en un alambicamiento, para no molestar, con frecuencia rayano en el ridículo, y siempre,  alejada de la rotundidez que siempre la ha caracterizado, aunque a veces haya podido ser calificado sexista, racista, o no adecuada a la igualdad  de ciertos grupos sociales (  incluidos  gays  y lesbianas) . Uno de los peores ejemplos de esta hibridación nefasta, se encuentran en la Televisión pública que por el mero hecho de serlo debería tener un libro de estilo  del lenguaje, cuya norma es la gramática española y  el diccionario de  la RAE. No son de recibo las denominaciones habituales de ciertas ciudades de nuestra geografía, ni la adopción de ciertas manera de pronunciar inexistentes en el español (aunque consideremos españolas todas las lenguas de España, sólo una es español).No es de recibo, que un locutor/a se despache con un Girona, pronunciada como Yirona, cometiendo varias inexactitudes, la del nombre que en español es Gerona, como Londres no es London, ni Nueva York, New York y menos leído “Niu York”, y la pronunciación cuyo sonido y lectura es totalmente incorrecta. Y nos hemos acostumbrado, a que, como Judas vendió a Jesucristo por treinta monedas de plata, ciertos historiadores venden la  Historia,  ( un conocidísimo historiador, en una conferencia dada en Mérida, recogía el sentimiento de algunos colegas suyos, cuyos trabajos estaban mediatizados por los políticos de turno, que querían una lectura de la historia según un modelo preestablecido)  o el lenguaje,  por una subvención, y a veces incluso sólo ( que no es poco)  por la permanencia en un puesto de trabajo,  en un medio público,  aunque reconozcan que si no mienten, al menos  la instrumentalizan. Y es comprensible,  porque el trabajo es sagrado, y ya se sabe que el que se mueve no sale en la foto, pero sí en la cola del paro, aunque como los antiguos aposentadores, que ponían esteras y alfombras en las estancias que iba a ocupar el rey, ( Velázquez lo fue), utilizan la historia y el lenguaje para que la pisoteen a gusto y se sientan cómodos algunos políticos de turno.

 

Carmelo Arribas Pérez.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
SENATOR
Fecha: Miércoles, 25 abril 2012 a las 12:05
Tienes razón Carmelo, le estamos dando más pávulo a los dialectos de determinadas regionaes autónomas que a nuestro ESPAÑOL y efectivamente en la TVE pública, no deberían cometer estos errores tan garrafales. Eso y otras cosas, no dignas de comentar aquí y ahora; pero evidentemente todos y cuando digo todos, me refiero a todos, deberíamos defender con uñas y dientes nuestro idioma, que además es el oficial.

DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress