Jueves, 26 abril 2012

El erróneo ninguneo a lo digital

Marcar como favorita Enviar por email
Juan Preciado

Es  triste sentir en tus propias carnes como en numerosas ocasiones, en pleno siglo XXI, eres convocado a una rueda de prensa X, es un ejemplo,  para cubrir la información Y para tu medio digital Z, y sin temor a equivocarnos, al menos esa es la sensación que a menudo experimentamos, se valore más a la prensa, a la radio, a la tv, a las agencias, y nosotros, si estamos, vale, gracias, bienvenidos hijos del chau chau, ¡ qué barbaridad, qué adelanto,! cuando los convocantes se están viendo en la pantalla del i-pad en tiempo real, mientras preguntan a los reporteros gráficos de tal o cual prensa  si ha quedado bien la foto para enseñársela a su partenaire, en fin…Esto que acabo de describir someramente es la vida real pura y misma. En suma, los que intentamos vivir de la información digital nos sentimos en muchas ocasiones ninguneados, pero sabemos lo que queremos, y no intentamos vivir la vida igual que si fuera un sueño, no, sino en la más pura realidad porque estamos convencidos que nuestro camino está bien trazado y la meta siempre está al alcance de nuestros objetivos.


Estamos en pleno s. XXI,la era de la revolución tecnológica. Cada día que pasa, es más el número de personas que “dependen” de su teléfono móvil, de su i-pad, de su i-phone, de su Facebook  de su Twitter, de su Tuenti, de su Menéame, en fin, que la comunicación ha alcanzado cotas inimaginables ayer mismo y el futuro ya es el presente siendo viejo mañana lo que se produce hoy.


En la actualidad, los medios digitales, mal llamados prensa digital ¿ qué es lo que se prensa, por favor?, las redes sociales, las webs temáticas y-o especializadas, los web-blogs, los blogs y los e-books son los vehículos de transmisión por los cuales el ser humano se comunica con los demás con una preferencia abismal sobre los tradicionales, que viven, o más bien superviven, como pueden y como les dejan, o como los dirigen los grandes grupos mass media, que conscientes de ello, van lentamente aparcando los periódicos, para ubicar su atención en el progreso tecnológico, en los medios digitales, y  a través de la red de redes, uséase internet, hacer negocio, que es para lo que están.


Las plataformas Orbyt o Kiosko, dos ejemplos claros de incursión en la venta de noticias, amén del sistema tan poco  atractivo de vender la información en pdf, intentan imponerse con  fuerza, para que la cultura de la información vaya cambiando a pasos agigantados sin que nadie pueda pararla. Los hashtag de  twitter, los mensajes de facebook, el fenómeno gratis total de los wasapps, sirven para informar al mundo de lo que pasa en el mundo, y mediante los smartphones, y los ya citados i-pad, i.phone o un simple teléfono móvil a cada instante del día nos informamos de todo lo que acontece¡ zas! en un instante. Esto es  imparable, y los que en su día, hace ya años, invertimos nuestro dinero, nuestra ilusión, nuestros conocimientos, nuestras ideas en este invento, sabíamos que llegaría el momento en el que la era digital arrasaría de todas, todas, fuimos tachados de ilusos, locos, piratas, intrusos, y la antítesis del profesionalismo informativo . Craso error como  se está comprobando. Los corporativismos han quedado obsoletos, la globalización mal entendida es un fiasco, estamos en la época de la especialización más contundente, en la de  la individualización de la sabiduría que junto a otra individualización y otra y otra y otra, sí, la de esos jóvenes pero suficientemente preparados, y la de los maduros pero no atrasados, hacen un totum revollutum maravilloso,  de tal modo que yo me conecto en tiempo real con  amiga Shayra que está en West Palm Beach, y me informa al instante de los últimos avances farmacéuticos y a su vez yo le informo de los movimientos que se traen entre manos la Merkel, Sarkozy y Rajoy, porque tengo acceso directo a sus gabinetes, porque sé de información digital, y por eso trabajo en un medio digital y la información y opinión que ofrezco es digital, porque es con el dedo con el que llevo a mi cerebro la información, la asimilo, la proceso y la que no me sirve la rechazo,  o mi amigo Juan está viendo en directo a Serrat y Sabina en Mar del Plata y me envía un vídeo desde su i-phone de esos locos bajitos que se incorporan con los ojos abiertos, de par en par ¿ me entendéis, verdad?


Esto que acabo de expresar, y que todo el mundo entiende, y sabe, y que más de uno observará que no he dicho nada que no se sepa, o sea, que es un conjunto de obviedades, más o menos ordenadas, pero obviedades, desgraciadamente aún hay algunas parcelas de la sociedad, verdaderos compartimentos estancos, cerebritos torpes, que no lo comparten en absoluto y para más inri, no admiten que su mundo ya no es su mundo, sus intereses tampoco son ya los suyos, y que por mucho que se empeñen, acabarán claudicando ante lo imparable. Sin embargo, a ellos, quieran o no, les resultamos imprescindibles porque al segundo de informar nosotros, ya se han enterado por nuestros medios digitales de lo que pasa pero, quieren verse en el papel, ja, quieren oírse en la radio, je, quieren verse en la tele, ji, quieren tener en su manos su ego, jo, quieren presumir de quienes son, ju, pero recurren a los medios digitales por su impronta, inmediatez y sencillez para deglutirlos y quedarse solo con la imagen porque eso sí, la imagen es lo que importa.


Desde nuestros medios digitales retransmitimos y a su vez grabamos en tiempo real lo que está sucediendo en la vida y algunos habitantes de este planeta no acaban de creérselo pero sobre todo no ceden a valorar el precio de lo que le ofrecemos, y lo rechazan cual basura pestilente y se vuelcan, invierten y gastan  en lo obsoleto, en lo caduco, en lo fatuo, en lo fútil, pero..se palpan en el papel, se escuchan en la radio,se ven en la tele, pero ¡ coño! en nuestro medios se palpan en la pantalla, se escuchan y se ven cuantas veces, infinitas, quieran, y es más, pueden cambiar las palabras, tergiversar las frases, destruir las imágenes que no les gusten, acortar los vídeos, en definitiva, manipular su triste realidad o dejarla tal cual, o saborear su esencia, que es lo maravillosamente atractivo de la cosa digital, of course.

 

Yo no digo, tampoco los defiendo, simplemente los cito o expongo, que la radio, la prensa, la televisión, no sean válidos, cualquier medio de comunicación por sí mismo lo es, y además útil, necesario, yo mismo los consumo continuamente , los valoro, he aprendido mucho en ellos, porque en todos he trabajado y me he formado, porque intento aprovechar la esencia, lo válido de cada uno de ellos para junto al medio digital en el que desarrollo mi labor profesional, estar al día. Pero la adaptación a la realidad es incuestionable y hoy por hoy, los medios digitales son el absoluto presente, por mucho que se pretenda ningunearlos, simplemente por la sombra que van haciendo, por la luz que van imponiendo, por el poder que van consiguiendo, hasta el punto, como antes indicaba, que  los que pueden se transforman, los que no, simplemente desaparecen, y los medios digitales lo que hacen es evolucionar en el desarrollo imparable que la propia exigencia diaria obliga para ocupar el espacio que la propia sociedad le demanda en cada instante que pasa.  

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS