Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jacinto García Alonso
Miércoles, 23 mayo 2012

JUAN DE ÁVALOS. Algo más que un escultor.

Marcar como favorita Enviar por email
[Img #18164]

Me acerqué a Mérida hace unos días. Echando la vista hacia atrás, hacia el recuerdo. Después de haber hablado con Juan de Ávalos Jr., y prometerle que, al no haber podido estar presente en la inauguración de la exposición acompañándole, después de tantos años sin contacto, lo haría, pues el recuerdo de aquellos tiempos juveniles, tiempos compartidos en Candelario me obligaba, al no haber tenido la suerte de haberme enterado antes para acompañarle. Al contemplar las obras expuestas pero sobre todo las réplicas del Valle de los Caídos, me invadió una grata nostalgia con el recuerdo de los momentos compartidos. Con el recuerdo de haber tenido el honor de conocer por su propia voz, en aquellos tiempos, la explicación de cómo iban a ser las inmensas esculturas que su padre realizaba en su inmenso taller, cuando nos veíamos en Madrid,  y que habrían de ser colocadas a los pies de la Cruz y en la entrada de la Basílica. Hacía tantos años, que al contemplar las demás esculturas del Patio Noble del Parlamento extremeño, aunque algunas fueran réplicas, ¡al contemplar tanta perfección y belleza!, avivaron el recuerdo de aquellos momentos vividos durante los veranos sobre todo. Y no pude dejar de pensar en la sencillez que envolvía a aquel hombre y su espíritu jovial. Suerte tiene Mérida de haber tener un hijo tan ilustre. 

[Img #18165]

Es difícil reflejar lo que contiene esta exposición en unas pocas palabras, porque no solo el busto de Manolete es importante; como tampoco lo es el magnífico de José Mª Rodero, a quién conocí personalmente, precisamente en Mérida. Es toda la obra expuesta. Espero que las palabras del alcalde de Mérida no caigan en saco roto y más pronto que tarde pueda contemplar Extremadura sobre todo y por extensión, todo aquel viajero que aquí venga. Juan de Ávalos fue algo más que un escultor, porque si no ¿de dónde pudo salir tanta belleza? Ansioso quedo de poder volver a reanudar ésta vieja amistad y conocer también la obra de mi amigo, su hijo.


Jacinto García Alonso

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress