Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carmelo Arribas
Domingo, 3 junio 2012

JOAQUIN CARVALLO, EL DOMBENITENSE CREADOR Y POSEEDOR DE LOS MEJORES JARDINES DE FRANCIA

Marcar como favorita Enviar por email


Habitualmente, cuando me encuentro  el nombre de un español en un lugar en el que se supone no debería estar, tomo nota y procuro investigar a qué es debido. Una de las historias más curiosas con las que me he encontrado, podría ser la de Juan de Lepe, que gobernó, por concesión real, Inglaterra, por un día. Los que tenemos unos ciertos años, aún recordamos en aquella TVE, única, el programa ´”Reina por un día”. Pues el bueno de Juan de Lepe, se les adelantó.


[Img #18582]

Cuenta la historia que este lepero, que era marinero, acabó de bufón del rey  Enrique VII de Inglaterra que gobernó en el siglo XV. No sé cómo sonarían en inglés los chistes de Lepe pero le debían de hacer mucha gracia al rey, porque lo convirtió en inseparable. Con él jugaba al ajedrez y a las cartas y en una de esas partidas,  se jugó el gobernar el reino por un día. Es evidente que le ganó porque si no no estaríamos hablando de él, y durante 24 horas  se convirtió en el  “Little King of England”, como es llamado en la historiografía inglesa.  No perdió el tiempo, y en ese período aprovechó para montar una fiesta por todo lo alto para celebrar su nombramiento, y para acumular gran cantidad de riquezas y el permiso real para en el futuro poder llevárselas a España.


Aunque tras morir el rey volvió a Lepe,  donde fue enterrado en el convento franciscano de Nuestra Señora de la Bella, al que donó parte de su fortuna, no se conserva su tumba, pero sí su memoria.


No menos interesante  fue el nombre que encontré en una de esas guías de viaje de los [Img #18581]Castillos del Loira, el de Villandry, del que se dice posee los jardines más bellos de Francia, de los que fue artífice Joaquín Carvallo, que resultó ser un médico que había nacido en 1869 en Don Benito (Badajoz).


¿Cómo fue a parar este dombenitense a Francia y sobre todo cómo se convirtió en dueño de uno de los castillos más bellos y con los mejores jardines, junto al río Cher,  uno de los afluentes  del Loira?


Esta es  una de esas historias de esfuerzo y tesón e inteligencia, que son tan habituales entre las gentes de esta tierra. Tras la muerte de su madre y posteriormente de su padre, los ocho hermanos se encontraron en una situación muy difícil. Joaquín, tras estudiar medicina en Madrid, se marcha a París a trabajar con el doctor Richet, una eminencia  que ganaría en 1913 el premio Nóbel de medicina. Allí se encontró con una becaria, Ann Coleman, una norteamericana, heredera de un imperio siderúrgico, con la que discutía ardientemente sobre la guerra que en esos momentos enfrentaba a Estados Unidos y España, y que acabaría con el[Img #18584] desastre de 1898, y la pérdida de Cuba,  Filipinas y Guam en manos de los Estados Unidos. Pero las disputas acabarían en matrimonio. Y con  tres hijos y una gran fortuna, buscaron algún lugar en el que vivir fuera de París, en una vivienda, lo suficientemente amplia como para poder colgar los cuadros y estatuas, de los grandes artistas españoles, que Joaquín había ido adquiriendo. Entre ellos, evidentemente,  algunos del genio de Fuente de Cantos, Zurbarán, pero también de Berruguete, Alonso Cano, o Juan de Arellano entre otros.



Joaquín siguió mirando hacia España y tras comprar el castillo de Villandry, muy deteriorado, por 120.000 francos  a un farmacéutico local, lo restauró,  y para los jardines contrató a dos andaluces Antonio Lozano y Javier de Winthuysen, que le dieron el carácter sureño español  y morisco, que lo hace diferente.


El Jardín, tiene cuatro temas diferentes ; El amor en sus cuatro aspectos; amor tierno,  amor apasionado,  amor infiel y el amor trágico. El agua, las hierbas aromáticas y medicinales, y el huerto.


Hombre muy religioso, se inspiró en los huertos monacales, dotándolo de colores llamativos [Img #18583](Calabazas, lombardas, remolachas…) En la primera guerra mundial acogió en él a los soldados heridos, mientras volvía a ejercer de médico.


No sería lo único español del castillo. Los artesonados mudéjares de Toledo, y los antiguos muebles de origen extremeño, nos muestran que su alma pese a estar su cuerpo en Francia, se encontraba más abajo de los Pirineos.


Carmelo Arribas Pérez

 


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress