Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Charo Alonso
Sábado, 9 junio 2012

CIFRAS Y NO LETRAS

Marcar como favorita Enviar por email

[Img #18826]

Todo en esta vida parece reducirse a cifras últimamente, palabra por cierto de origen árabe que designaba al cero, es decir, que tanta cifra como nos obsesiona es, etimológicamente, un cero patatero. Vale… mientras se especula con la cifra del rescate –un agujero negro-, con el desastre de Bankia –un pozo sin fondo-, leo que el recorte de interinos en el campo educativo va a ser “solo” de 450 almas en Extremadura, almas en pena, sí, tanto ellos como los alumnos que se van a multiplicar como panes y peces. Olvidan estos señores de la matemática parda que debajo de las cifras hay rostros, familias, y si nos ponemos economistas, que es el trabajo de todos actualmente en este país, hasta consumidores. Si la Junta no tiene dinero, la Junta recorta personal y se ahorra unos duros que pagarán en forma de paro otras instituciones; asimismo, el parado que recibe la prestación se cuidará mucho de hacer gasto, con lo cual, la economía seguirá dando tirones… yo no sé en qué tómbola le dieron el diploma a estos señores de la cifra, pero una economía de parados es una economía que no consume, ergo, que no produce riqueza, ni trabajo, ni nada de nada… Nada. A mí que no me hablen de rescate, que me cuenten cómo mantener lo poco que tenemos y cómo arrimar el hombro y no el ascua a la sardina de los que manejan cifras sin saber que detrás hay personas. Personas dedicadas a la docencia, al carbón, a la sanidad, a la gerencia… personas que suman cifras dolorosas, porque a mí más que los números del rescate bancario, que me suenan a ciencia ficción porque jamás las veremos juntas, me preocupan esos rostros que, en cuanto se acabe el curso, se quedan sin trabajo, gentes que han luchado por una enseñanza digna, que quizás no estén en esto por seguridad o por comodidad, sino por pura vocación ¡Porque hay que ser vocacional habida cuenta de cómo está el patio, señores! La función pública no es lo que era y abogo por cambiarla, sí, por evitar su comodidad, su facilidad, su –incluso en algunos casos- vaguería, sí, lo digo yo que lo soy, pero ojo… de ahí a convertir a los docentes en los paganos de una situación en la que los perjudicados van a ser los alumnos nada de nada. En estos tiempos de renuncia, de recorte, de abuso, los más débiles no serán los estudiantes que se eternizan suspendiendo y que, felizmente, perderán su beca con las nuevas disposiciones del ministro, no, los más débiles son todos aquellos que no merecen las virtudes del sistema: una comida asegurada, ayuda para libros, un docente atento a sus necesidades, un edificio con calefacción. Vamos, lo mínimo… ¿Qué estamos en la escuela de la posguerra? Si hubieran tenido que dar clases con el abrigo puesto me darían la razón. Cuando vayan a pagar los libros de las criaturitas verán que no hay paga extra que lo soporte. Ah, ya se acordarán del maestro cuando vean que no se trata de discutir si trabaja pocas o muchas horas… se trata de que el sistema va a sufrir en todos los frentes y si mi niña bonita tartamudea, que vaya su madre y le pague un logopeda, porque el del cole ha sido abducido por los recortes. ¿Qué me pongo demasiado tremenda? Ya me contarán en septiembre cuando tengan que rellenarle la cartera al niño y cada clase cuente con pupitres litera para amontonar a los nenes y ahorrarse un profe, que los interinos están a precio de marco alemán y cuidadito con enfermarse, señor mío, que no habrá sustituciones así tarden en curarse la malaria. ¿Qué he perdido el sentido del humor esta semana? Es posible, es que me duelen esos 450 docentes que “solo” vamos a ahorrarnos. Son muchos rostros que dan lo mejor de sí para enseñar a quienes tenemos en casita, los reyes del mambo que cuando lleguen a la escuela van aprender lo que es la vida moderna… masificada, deshumanizada y desatenta. Y no lo perdono, coño.

Charo Alonso

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
charo
Fecha: Viernes, 15 junio 2012 a las 16:19
Mi querido Tabernero, si todo el mundo fuera como tú, trabajador, sensato, con tu socarronería barcense, pero de fiar, de fiar del todo, hasta la muerte y más allá... pues a este país le iría muy bien, pero claro, los que están son gente que todo lo contrario...y ahora juegan con la educación de nuestros hijos y nosotros al verlas venir... sí, a mí también me extraña que la gente de bien no se plante ¡Yo tambien te adoro, te admiro y pienso que lo mejor de mis artículos son tus comentarios!
el tabernero
Fecha: Lunes, 11 junio 2012 a las 23:08
genial como siempre,te adoro ,eso es hablar claro,lo que no entiendo es hasta cuando esta sociedad conformista va a estar alertagada creo que va siendo hora de poner fin al despilfarro al que nos estan llevando,estan hablando del futuro de lo que mas queremos,nuestros hijos,recortamos en educacion ,sanidad,asuntos sociales...etc y luego damos dinero para sanear a los usureros.por dios son empresas privadas que solo gueneran beneficios propios que se reparten unos pocos con nuestro sudor,que abran una linea de cretos estatales a bajo interes para empresa y pymes que son los que generan empleon ,el empleo guenera consumo y el consumo riqueza,si lo entiendo hasta yo el resto de nuestros politicos son mas tontos que una gaseosa,pongamonos en pie de guerra de una santa vez ,

DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress