Miércoles, 20 junio 2012

LA RUTA DE LA SEDA Y EL EJE 16

Marcar como favorita Enviar por email
Carmelo Arribas


[Img #19168]

Cualquiera que haya seguido mínimamente algunos de los reportajes,  de la TVE 2, sobre la mítica Ruta de la Seda, vería cómo ciudades situadas en los sitios más inverosímiles, pero en lugares estratégicos de dicha ruta, crecieron y fueron poderosas, porque por ellas pasaban las caravanas, y con ellas, las mercancías, personas  y por supuesto el dinero, propiciando una importante corriente económica marginal, pero dependiente de ella, cuya desaparición provocó incluso la extinción de ciudades en su día poderosas. La visita de la ministra a Extremadura para hablar de famoso  Eje 16, que al final sirvió para aclaran que apuestan por el Corredor Mediterráneo, constituyó un jarro de agua fría, a las expectativas de las Comunidades Autónomas y provincias y por las que debía de pasar tal proyecto. Vale que en verano el agua fría, se agradece pero nos dejó tiritando, a todos, como si nos encontráramos en el mes de enero.

No sé porqué se está haciendo lo mismo que en la época de Franco favoreciendo a regiones que viéndose económicamente muy potenciadas,  no dudan en pensar que no se debe al  apoyo del gobierno central, sino a su propia valía ( no dudo de ella, y doy fe por mi experiencia), y como todo nuevo rico, cree que su aportación al esfuerzo comunitario para mantener un Estado, es un robo que se le hace y que mejor están fuera de esa panda de pobretones que constituye la España interior.   No hay que ser muy listo para darse cuenta que si casi toda la exportación de España por tierra hacia Europa pasa por Cataluña y el País Vasco, esta circunstancia es un río de dinero, que como los grandes ríos hincha su caudal con los pequeños afluentes que  desembocan a su territorio por todos los lados,  hasta salir por la frontera francesa. Cualquier estudio estratégico aconsejaría diversificar. ¿Qué ocurriría si un día se les ocurriera independizarse? Colapsarían gran parte del Comercio exterior. Esta vez la pitada en el partido de la Copa del Rey pese a la música de fondo que la minimizó, llegó a herir más que otras veces. La gente estaba esperando una excusa, como ha sido la Eurocopa, para poner una bandera de España en su ventana. Y el que la lleva ahora en su coche ya no es un facha añorante del Régimen franquista. Durante mucho tiempo algunos tenían “in mente” la existencia de una España federal y miraban hacia otro lado cada vez que los nacionalistas sacaban los pies del tiesto. Pero los Estados Unidos son un estado federal, Alemania lo es, y nadie desprecia la bandera ni el himno común, que no es un trapo, ni un chunta chunta, sino un símbolo. Ningún gobierno, (la gente no lo hace) ningunea el idioma común en sus folletos informativos. No sé cómo estará ahora el tema, pero a mí me hicieron  una encuesta de contenido turístico,  al  pie del Templo de la Sagrada Familia, cuyo texto estaba escrito en catalán e inglés, si bien el entrevistador hacía las preguntas en español. Lo mismo me ocurrió en un Museo Nacional, cuya información estaba en los dos mismos idiomas. Le pregunté a uno de los conservadores si  le habían  hecho alguna observación,  por esta circunstancia, los visitantes.-Muchas veces, pero yo no puedo decir nada.

El historiador Henry Kamen en su libro “Imperio”, cuenta el desastre que constituyeron para Castilla, y ahí está incluida toda España, menos Cataluña, Valencia, Aragón y Navarra, las ambiciones imperiales, no sólo por la sangría que significaban los impuestos para mantener los ejércitos, sino por otra todavía más terrible: “La exportación de soldados castellanos...Se ha calculado que entre 1567 y 1574, unos cuarenta y tres mil soldados abandonaron España para combatir en Italia y los Países Bajos, lo que supone una media  de cinco mil soldados al año. Puede imaginarse el impacto que, al cabo varios años tuvo este hecho en los hogares y el territorio rural de Castilla. La tasa de mortalidad de los soldados que prestaron servicio en el extranjero fue impresionante… Algunos han sugerido que en los dieciocho años transcurridos entre 1582 y 1600 es posible que murieran 1.500 cada año. Durante la década de 1580 la tasa de mortalidad debió de ser aún más alta…Los que regresaban, lo hacían  (como más tarde comentaría Felipe III ( estropeados, sin vista, brazos piernas y finalmente inútiles”.

(En el S.XVI, la población total de España estaba cercana a 7.000.000 de habitantes).

Pero eso sí, cuando se necesitaron galeras, consiguieron los catalanes que se construyeran en los astilleros de Barcelona.

Hay que descubrirse ante lo que son capaces siempre de sacar, de los gobiernos, sobre todo de las  monarquías absolutas y las dictaduras,  pero la pregunta que me hago es: ¿Nos toman todos los gobernantes por tontos, o es que, definitivamente, lo somos?

Carmelo Arribas Pérez

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS