Sábado, 23 junio 2012

DE CARBÓN Y DIAMANTES

Marcar como favorita Enviar por email
Charo Alonso

[Img #19280]

Vaya por delante: a mí todas las causas me parecen válidas, que conste, pero con esto del carbón he llegado a una sabia conclusión: los sectores en crisis no venden. El desierto con sus dunas y sus habitantes a medio camino entre el cielo y el suelo son, que se me perdone la crueldad, fotogénicos… reconozcámoslo: la mina con su negrura, con el recuerdo de que nos va a tragar la tierra, el carbón que ya no sirve ni para hacer braseros de cisco… nada, que no queda en la foto, ni el mono, ni la vagoneta, ni el casco con la luz… hasta que Galiano no lo reinvente para un desfile que le devuelva a la maison, nada… la mina es una forma de vida en extinción, pero así como los animales despiertan la solidaridad de organización y media, pues aquí ni modo. La marcha negra desde las zonas profundas del verde y el oscuro profundo del carbón no interesa a nadie ¿Cantantes, intelectuales, escritores, los de la ceja, los de la barba, sindicalistas de moda, voces autorizadas…? –absténganse políticos que acaban de salir del abrevadero sin ocuparse del asunto- ¿nadie? Con la mina nos solidarizamos los de a pie de alquitrán, los que les veremos pasar con toda la negrura de la crisis, con la mina nos solidarizamos los que hemos visto cómo se desmantelan todos los sectores productivos del país sin mover un dedo porque no sabemos qué hacer. Con la mina se solidarizan los pobres, aquellos que saben que, a veces, por no salir de una tierra amada, uno se le mete hasta las entrañas. En el pozo María Luisa murieron muchos mineros, sí, pero también está enterrada mucha rabia por cómo se hacen las cosas. La marcha negra no saldrá en los periódicos con la pátina del glamour, pero si no me equivoco, de la presión de las vetas ocultas salen los diamantes con los que se cubren los beneficiados por el sistema. Del oscuro, pobre, denostado carbón salen los reflejos brillantes del ópalo. Qué bello es en su brillante pobreza, en su humilde tallaje un trozo de carbón. Qué dura la mina hasta para desaparecer, qué oscuro nuestro destino comandado por esos que trabajan en rascacielos rodeados de luz y cristal y que no han tenido la desgracia de bajar a la mina. Bajo la advocación de Santa Bárbara bendita yo también estaría airada y dispuesta a llamar a la artillería, que no en vano la santa también hace horas extra y parece la patrona de los cócteles caseros… no es roja, es pura brea esta sorda ira que nos está empezando a desbordar a todos. La mina es el símbolo de una Europa negra que parece retroceder a los tiempos de la peste. Mira que estoy enfadada, seria y malhumorada últimamente. Debe ser que a mí no me callan con pan y circo, fútbol y cuore,  ni siquiera, ya que soy tan pía del Hola y de las advocaciones del santoral, con la reconversión católica de Tamarita Falcó, que es lo más absurdo que he leído en mi vida después de Ionesco. Resulta que la damisela no tenía nada a mano que leer –se le terminaría pronto el Diez Minutos- y agarró la Biblia. Seguro que fue como la caída de San Pablo, pero no del caballo, sino del butacón. Está el Vaticano como para tener conversas tan mediáticas, seguro que la nombran beata, pero lo mío son los santos de las profundidades del averno, y mientras me choteo lo inimaginable, porque explicar una reconversión que no sea del metal en pleno photo call es de teatro de Arrabal cuanto menos, sigo dándole vueltas a las ayudas a la mina. Alguien me dirá que todos los sectores están en crisis y que los rescaten a todos –perdón, en esta cola solo los bancos, please- pero es que la mina es una forma de vida, cruel, dura, terrible, pero quizás la única que conocen en esa tierra firme entre el verde y el negro… condenar a toda una comunidad sin paliativos es un atentado. Y sí, todavía está por ver quién acompaña a estos hombres de monos negros y cascos iluminados, a las lumbreras de este país le van más los temas ajenos que no manchan. Eso debe ser… el carbón mancha y no sale bien en la foto, pues bien, a mí que me den un buen trozo… y los diamantes, para alguna lady lánguida de esas que no saben ganárselos, coño, que hablamos del pan. Y que viva Santa Bárbara.


 Charo Alonso.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
1 Comentario
Purificacion.
Fecha: Domingo, 24 junio 2012 a las 00:14
Chispa no falta. Nena tu si que vales
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS