Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Carmina Santos
Martes, 26 junio 2012
A Fernando García Morales - qepd -

MI PROPIO HOMENAJE

Marcar como favorita Enviar por email

[Img #19410]

Hoy se ha hecho realidad ese homenaje que hace un poquito más de un año se propuso desde la Concejalía de Cultura a mi amigo Fernando García Morales, nombrarlo Hijo Predilecto de la ciudad de Cáceres como reconocimiento al legado que nos ha dejado en nuestra ciudad y ejemplo para todos nosotros.

Si alguien merece esta distinción, es él. Su gran amor por Cáceres lo hizo palpable y muchos de nosotros, los que estábamos a su alrededor supimos querer y conocer un poquito más a nuestra ciudad, por él.

Lo conocí hace alrededor de ocho años, en unos momentos no muy agradables de mi vida. Pero fue la propia vida la que  puso en mi camino a Fernando y a Meli. Y los dos, pues yo no me habitúo a ver al uno sin el otro, conquistaron mi corazón.

Fernando era el eterno conversador, el comunicador incansable y el que sabia arrancarnos unas carcajadas con ciertas crónicas de la ciudad de Cáceres que relataba con tremenda ilusión.

Sí, me enseñó a conocer más profundamente  mis raíces cacereñas y a entender la amistad como algo desinteresado, como algo del corazón. Fue un flechazo entre  esta pareja tan peculiar y yo, y aunque también tuvo sus desigualdades conmigo, pues no quería que entrara en política, supo respetarme. Y después lo entendí. Quería que no sufriera, que disfrutara de la vida, y él sabía muy bien que la vida política te arrastra y te secuestra, y no quería eso para mí. Pero repito, respetó mi decisión y nuestra relación de amistad continuó su rumbo.

 Fernando no infringió nunca una sola regla de la amistad e inventó muchas de ellas,  por ejemplo el exceso de cariño, por ejemplo el estar pendiente de todos los mundos con su particular ternura de hacer las cosas. Fue una gran aventura conocerle y un gran descubrimiento convivir con él encantos y desencantos.

Fernando seguirá  animando cualquier rincón, y sobre todo  un rinconcito del Ateneo, lugar de nuestro encuentro.

 Guardo y guardaré para mis silencios el semblante afable que le puso a la vida, el amor que inyectó a los suyos, la actitud de cercanía que mostró con allegados y con desconocidos. Podrá haberse marchado, no lo dudo, pero su voz llamadora permanecerá.

Fernando se fue porque ya se había ganado la vida en demasía, porque se le ocurrió perderse un rato en cualquier ambiente. Pero su gran amor, Meli, siempre nos lo tendrá presente.

Hasta siempre Fernando, con todo mi cariño.

 

Carmina Santos

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress