Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DEX
Sábado, 21 julio 2012

AQUEL 18 DE JULIO DE 1936 - 2ª parte -

Marcar como favorita Enviar por email

[Img #20161]

Cartel de propaganda de los Italianos. Con la cara, posiblemente, de Azaña

 

Las reformas de Manuel Azaña, colocando a un civil al frente del Alto Comisariado de Marruecos, y la reducción del ejército, hicieron que su actitud fuera cambiando. Lo que hace que sea relevado al frente de la Guardia Civil.

El proyecto de Estatuto de Autonomía de Cataluña, fue el detonante para que intentara un golpe de Estado, el 10 de agosto de 1932, que fracasó. El 13 de julio había pasado por la Coruña a revisar a los Carabineros y cenó con Franco solicitando su apoyo, que le negó, entre otras cosas porque no estaba suficientemente preparado, aunque según apunta Paul Preston (4), Sanjurjo tras su encarcelamiento diría: "Franquito es un cuquito que va a lo suyito" Intenta huir a Portugal, pero es detenido en Huelva juzgado y condenado a muerte. (5)Cuando Sanjurjo le solicita a Franco que sea su defensor en el juicio, este le contesta: "Podría en efecto, defenderle a usted, pero sin esperanza, pienso en justicia que al sublevarse usted y fracasar, se ha ganado el derecho a morir".

La pena de muerte le fue conmutada por cadena perpetua, que no le duraría mucho, ya que el gobierno de derechas salido en 1933, propone una amnistía a todos los implicados en el golpe. El presidente de la República Alcalá Zamora es reticente, pero acepta con la condición de que Sanjurjo no vuelva al ejército. Este se marcha a Estoril, pero no deja de tener contacto con los generales amigos y sigue preparando un segundo golpe, en el cual el asumiría la Jefatura del Estado, y posiblemente, tras un régimen transitorio, se daría paso a una monarquía constitucional y parlamentaria encarnada en la figura del infante D. Juan.
Con dos cosas no contaba. Con el reparto de armas a la población y con el accidente de aviación que al despegar el aparato le produciría la muerte. 

CARTA DE EMILIO MOLA

Madrid 3 de junio de 1934
Excmo. Sr. D. José Sanjurjo Sacanell
Estoril
Mi respetado y querido general: Al regresar de Barcelona, donde he estado medio mes, me dicen en casa que García Herran ha llamado dos veces durante mi ausencia diciendo que traía una carta de felicitación de Vd. para mi. Un millón de gracias por su atención.
Antes de ir a Barcelona recibí noticias de Vd. por conducto de Pablito, que expresamente me buscó para ello. Sé que está bien de salud y con buen espíritu: estas dos cosas son de gran importancia...
Barcelona la he encontrado esta vez muy triste, y mas que sensación de estacionamiento lo da de salto atras. El "Estatuto" de un lado y "La Esquerra" de otro van a acabar con el florecimiento de aquella gran ciudad. En Madrid, en cambio, la animación es enorme y poco a poco, debido a la conducta sensata del Gobierno, la confianza va renaciendo. La proyectada huelga de campesinos -una nueva maniobra de los izquierdistas en combinación con la U.G.T. y la C.N.T.- parece que no se llegara a producir. Cuando esté menos cargado de correspondencia le escribiré mas extensamente.
Póngame a los pies (q.b.) de Maruja, recuerdos a Justo, besos a Pepito, y Vd., mi querido general, reciba el inquebrantable afecto de un buen amigo e incondicional subordinado que le quiere,
Firmado: Emilio Mola
Madrid 12 de agosto de 1934


EL DIPUTADO A CORTES POR ORENSE

Madrid 18 octubre 1935
Excmo. Sr. D. Jose Sanjurjo
Mi respetado general y querido amigo:
Una vez mas tengo que quedar reconocido a sus atenciones para conmigo por su ultima felicitación, tan cariñosa como siempre.
Es para mi muy halagador que los hombres de los altos méritos de Vd. tengan en todo momento palabras de aliento para mis actuaciones, encaminadas solamente al cumplimiento de un deber. Reciba con mi agradecimiento, un afectuoso abrazo de su affmo. y buen amigo.
Esto va de mal en peor! Que triste fracaso el de las derechas ministeriales; o izquierdas precomunistas o nosotros con Vd; tal es el dilema. Un saludo a la Sra c.p.b.
Firmado: Calvo Sotelo

[Img #20163]

Franco, Queipo de Llano, Mola y José Antonio

 

El organigrama del golpe incluía dos civiles, José Calvo Sotelo y José Antonio Primo de Rivera, mientras en el escalafón de los militares, tras Sanjurjo, aparecían otros como Mola, y algo mas alejado del organigrama, el general Franco. Y no era de extrañar, (6)el 12 de julio cuando el Dragón Rapide aterriza en Casablanca, Franco envía un mensaje en clave para que sea transmitido a Mola, a través de una dama de la alta sociedad, doña Elena Medina Garvey que actuaba de enlace: "Geografía poco extensa". Que significaba que no participaría en el Alzamiento. Mola se indignó y pidió que llevaran a Sanjurjo a Marruecos para organizar la rebelión. Franco dos días mas tarde le diría que sí. 

Tras la desaparición de los principales protagonistas, especialmente Sanjurjo, se formó el 24 de julio en Burgos una Junta de Defensa Nacional que sería el órgano supremo de los sublevados, designando como presidente a Cabanellas que era el general de división más antiguo. Pero Francisco Franco conseguiría ser elegido en Salamanca Jefe del Estado y Generalísimo de los ejércitos. Cabanellas indicó que se abstenía de votar por su posición contraria a la medida.

Emilio Mola Vidal; Nacido en Cuba, hijo de un capitán de la guardia civil. Como casi todos los militares que apoyaron el "pronunciamiento", era un africanista. Destacó en la guerra de Marruecos donde recibió una Medalla Militar individual. En una de las operaciones fue herido gravemente, lo que le supuso su primer ascenso por méritos de guerra, algo que se repetirá con frecuencia, llegando a general con cuarenta años.

Pero una cosa más tenía en común con los golpistas, el haber sido, pese a su historial; relegado, encarcelado y separado del servicio activo con la llegada de la República en 1931, por sus ideas conservadoras. Pero con esto no habían acabado los problemas. La sublevación de Sanjurjo, aunque nada tuvo que ver en ello, le sirvió a Azaña para acabar quitándoselo de en medio, pasándolo a la segunda reserva, con suspensión de sueldo, con lo que por problemas económicos se vio obligado a fabricar juguetes y escribir en distintos medios para conseguir algo de dinero. En 1934 fue amnistiado y volvió de nuevo al ejército, pero su visión de la situación como puede verse en esta carta a Sanjurjo era muy negativa.

Madrid 10 de septiembre de 1934
Excmo. Sr. D. José Sanjurjo Sacanell
Monte Estoril
Mi querido general y amigo:...Acierta Vd. al decir que tanto el socialismo como el separatismo han de acarrear grandes males a España. Son éstas dos enfermedades nacionales que, al estado de virulencia que han llegado, no va a ser posible atajarlas ni con fórmulas ni con paños calientes. A mi me preocupa mas el socialismo que el separatismo, por la labor de captación que se esta haciendo entre la infancia debido a que la mayor parte de los maestros actuales, por su procedencia de las bajas capas sociales o por haber sido nombrados en tiempos del gobierno Azaña, son foribundos extremistas: veremos como se manifiesta la juventud a la vuelta de diez o quince años.

En cuanto al separatismo, su mejor remedio ha de ser a la larga, los propios estatutos; pues si bien las campañas de emancipación las inicia siempre la burguesía del brazo de los clérigos, luego son los del bando contrario los que las aplican y explotan. Vea el caso de Cataluña, en donde las comparsas de Gambs, Ventosa y compañía son los que ahora han venido a Madrid a pedir protección.
Otra preocupación -y esta afecta directamente a la integridad nacional- es la indefensión en que nos encontramos para hacer frente a los peligros interiores y exteriores. Hay que confiar en que antes de que se produzca una situación irreparable, Dios o el Diablo nos depare un gobierno enérgico capaz de meternos a todos en cintura y echar los cimientos a la nueva España.
En fin, mi general, siento no poder darle mejores impresiones. Póngame a los pies (q.b.) de Maruja, besos al pequeño y Vd. reciba el afecto de su antiguo amigo y siempre subordinado.
Firmado: Emilio Mola

P.D.: En este momento -cuatro y media de la tarde- me avisa un periodista de que se ha dado orden por el Gobierno de incautarse de los servicios de Orden Público y Seguridad de Cataluña. Dignamente ningún Gobierno podra tolerar la actitud de los mangoneadores "esquerristas".

Tras el ascenso al poder del frente Popular en 1936, fue enviado a Pamplona, lejos de l Capital para aislarlo. En una reunión en Madrid, en marzo, de militares de alta graduación surgió la idea de derribar al Gobierno por la fuerza, con la seguridad de que, esta vez, obtendrían el éxito, como puede verse por las palabras que le dijo a su superior, el general Batet, cuando le preguntó si tenía algo que ver con la sublevación que se estaba preparando: «yo lo que le aseguro es que no me lanzo a ninguna aventura».

El día 19, tras la sublevación, el entonces presidente de Gobierno, Diego Martínez Barrio, le ofreció incluso el ministerio de la Guerra, y que desistiera del Levantamiento, para evitar una guerra. Mola le contestó que ya era muy tarde y que no podía dar marcha atrás. El 3 de junio de 1937 al estrellarse su avión regresando a Vitoria, dejó a Franco como jefe indiscutible de las fuerzas "Nacionales"..

[Img #20164]

Franco y Sanjurjo

 

Francisco Franco Bahamonde: Desaparecidos los posibles aspirantes a dirigir el Levantamiento Militar, Franco se convertirá en el protagonista de este fallido Pronunciamiento, que había abocado en una Guerra Civil.

Hombre calculador, y pese a lo que se ha dicho con frecuencia, inteligente, nadie que no lo fuera hubiera podido capear las miles de dificultades para mantenerse en el poder durante cerca de cuarenta años, nada de lo que hacía carecía de sentido. Tras las elecciones del 16 de febrero de 1936, la comisión Parlamentaria declaró nulos los votos, por haberse falsificado, de varias provincias, una de ellas fue Cuenca.

Las segundas convocatorias se harían en mayo y la lista de candidatos incluía a José Antonio Primo de Rivera, ya que si conseguía ser diputado podría salir de la cárcel, y a Francisco Franco. Gil Robles dio órdenes al jefe provincial de la CEDA de Cuenca para que le dejara el puesto. Sin embargo la negativa de José Antonio impidió su presentación. Algunos conjeturan que esta decisión fue uno de los motivos por los que Franco no hizo todo lo posible por evitar el fusilamiento del líder falangista, en Alicante, un 26 de noviembre de 1936.
¿Porqué querría un militar como él el ser diputado? Según la opinión de algunos (7) para protegerse de cualquier inconveniencia gubernamental o disciplinaria, mediante la inmunidad parlamentaria. Véase si no la situación sufrida por el general Mola.

Pero a pesar de que esperaba el triunfo del pronunciamiento militar, había que cubrirse las espaldas, así es que, por si acaso, hizo comprar dos pasajes, para su mujer y su hija en el buque alemán Waldi que saldría de las Palmas el 19 de julio rumbo a el Havre y Hamburgo.
Los principales militares sublevados tenían tras de si cuentas pendientes con el Gobierno del Frente Popular, que estaban ansiosos por saldar. ¿Qué tenía Franco en contra?

El 28 de enero de 1933, se publicó la revisión de ascensos. Le fue impugnado su ascenso a coronel y validado el de general. Franco conservó su empleo pero perdió el número uno en el escalafón de generales de brigada, pasando al 24 de 36. Esta humillación y resentimiento le duraría años, escribiendo, años después, sobre "el despojo de los ascensos y la injusticia del proceso".

A esto se añadía la situación incontrolada de algunos elementos, y milicias populares, que le impresionaron a su llegada a Cádiz en 1936. Varios grupos anarquistas habían asaltado y quemado algunas iglesias, ante la pasividad de las autoridades. Cuando se indigna con el Gobernador Militar porque han quemado un convento al lado de los cuarteles y no ha hecho nada, este le responde: "Mi general tenía órdenes de no intervenir". A lo que respondió: "Esas órdenes son indignas y no las debe cumplir ningún jefe de nuestro ejército". Y se negó a darle la mano.

Sin embargo sus dudas de que el golpe saldría tal como creían algunos, las iba comprobando viendo la exaltación de los grupos de izquierdas del pueblo, que no se doblegarían fácilmente ante un cambio de gobierno.Así, frente a la opinión de los otros generales que esperaban un pronunciamiento al viejo estilo, en el que el gobierno acuciado por la presión de los militares caería, él comentaba a alguno de ellos que se equivocaban: "Será muy duro y muy sangriento. Pero no hay más remedio que hacerlo para adelantarse al movimiento comunista que está muy bien preparado y pendiente de la orden de los soviets para desencadenarlo".

LAS CAUSAS

Dejando aparte la causa quizás principal que retroalimentaba el malestar de los militares, como era el desprecio que se había tenido a sus acciones de guerra, primando a los burócratas frente a los africanistas, que se vieron relegados cuando no perseguidos, por su simpatía con las derechas, los argumentos que sustentaban el golpe eran: La persecución sistemática de la Iglesia Católica(8), ( Azaña había proclamado que el Estado Moderno y sus principios rectores eran incompatibles con los dogmas de la Iglesia Católica), sin embargo se recibe una comisión de la Iglesia Anglicana, la quema de conventos e iglesias y los desórdenes públicos, consentidos con frecuencia(9): "Esta vez me detuvieron sólo tres días porque tuvimos un altercado con un vendedor de Arriba el órgano de la falange y le prendimos fuego a los periódicos".

[Img #20165]

Asesinato de Calvo Sotelo

 

A lo que se unía, lo que consideraban que podía constituir en el futuro la desmembración de España motivada por los nacionalismos. Todas estas ideas y situaciones eran los asuntos que conseguían aglutinar las voluntades de los militares e incluso de muchos del pueblo favorables a un cambio de timón, que siguiendo la vieja tradición golpista se resolvería con un "ruido de sables" sin llegar a más, sin embargo algunos otros como Franco temían que esta vez el golpe no sería incruento, de ahí su reticencia a incorporarse al "Alzamiento".


[Img #20166]

Fin de la guerra

 

Sin embargo un hecho sería definitivo a la hora de establecer el momento del golpe, e incluso de unir más voluntades al mismo, el asesinato del diputado José Calvo Sotelo, aunque la idea había sido que fuera Gil Robles el ejecutado, pero al no encontrarlo decidieron matar a Calvo Sotelo, en represalia por el asesinato del teniente de Asalto, el 12 de julio por elementos de extrema derecha, unos creen que falangistas y otros por carlistas, José Castillo Saénz de Tejada.

Un grupo de guardias de Asalto dirigidos por un capitán de la guardia civil detuvo a Calvo Sotelo, pese a ser Diputado, en su domicilio, le subieron a una camioneta en donde el guardaespaldas de Indalecio Prieto, Luis Cuenca le disparó dos tiros en la nuca. Pero a pesar de la gravedad del hecho, las represalias entre derechas e izquierdas, eran cosas habituales, las calles vivían un ambiente duro de enfrentamientos (10) como en Barcelona donde el 28 de abril cuatro militantes de la FAI mataron , en plena calle y ante múltiples testigos, a los hermanos Badia, Miquel y Josep, catalanistas de Estat Catalá. Miquel había sido jefe de policía de la Generalitat y había perseguido a los pistoleros de la Fai. Y no pasó nada. Sin embargo dada la personalidad, las circunstancias y el prestigio del asesinado, el asesinato de Calvo Sotelo fue la gota que colmaba el vaso y que hizo finalmente en poco tiempo dar una fecha inmediata para el golpe.

Todo lo demás que ocurrió el día dieciocho de julio de 1936, fue pura maniobra militar. Madrid resistió el envite y España se dividió casi en diagonal desde los Pirineos al Sur. Y comenzó el drama de tantos españoles de estar en el sitio equivocado que empañó de sangre durante tres años, con repercusiones posteriores, a toda España.


Carmelo Arribas Pérez.

 -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Bibliografía

(1)Chaves Palacios Julián. La guerra Civil en Extremadura.Pag.14. Edita Editoral Extremadura ( El periódico de Extremadura).
(2)Comas de Montáñez, María. Historia Moderna y contemporánea de España. Pag. 219. Ediciones Sócrates. 1964.
(3)Sória, Josep Mª. 1936 Magazine.pag. 22.

(4)Preston Paul. Franco Caudillo de España. Pg.119. Ed. Mondadori.

(5)Preston Paul. Franco Caudillo de España. Pg.121. Ed. Mondadori.


(6)Paul.Preston Franco Caudillo de España. Pg.175. Ed. Mondadori
(7)Paul.Preston Franco Caudillo de España. Pg.175. Ed. Mondador
(8)Cárcel Ortí, Vicente. Breve Historia de la Iglesia en España. Pag.389.Ed. Planeta.Testimonio.

(9)Usabiaga Marcelo. La batalla de Irún Pag. 77. Historia 16. La Guerra Civil Española 70 aniversario. Año XXX Nº 362. Junio 2006.

(10)Sória Joseph María. Las Claves del l936. Magazine 16 de julio 2006.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress