Domingo, 22 julio 2012

MEMORIA ENCUADERNADA

Marcar como favorita Enviar por email
Victoria Pelayo

[Img #20175]

Cerró el libro y los ojos. Su vida entera había cabido en doscientas setenta páginas. Algunos detalles no eran del todo exactos, como si el escritor a propósito hubiera eludido ciertos capítulos por desconocimiento de la realidad, recreándose en cambio en otros aspectos con una precisión alarmante. En lo esencial había reconocido en cada línea sus gustos, manías, sus sueños más íntimos, los miedos, hasta la descripción de su cuerpo, la forma de la cicatriz que sólo ella conocía; el episodio de su juventud del que se avergonzaba y que ahora quedaba expuesto con exactitud en aquella novelita de pastas verdes. Su viaje clandestino a Londres en los ochenta, su secreto más preciado, ocupaba ocho páginas repletas de nombres, hoteles y, sobre todo, la minucia del relato de la clínica junto al Parque, no dejaba duda de que el narrador había bebido de la única fuente posible. Se levantó con dificultad y arrastró los pies por la habitación sin soltar el libro, hasta llegar a una de las paredes donde, con dedos temblorosos, recorrió los estantes cubiertos de libros hasta dar con el hueco, en el que la novelita de pastas verdes encajó sin dificultad dando paso a una perfecta simetría de colores y de letras, que repetían su nombre en los lomos de toda la hilera. Despacio se encaminó a la cocina y, sentada delante del arsenal de medicinas que ocupaban buen espacio de la mesa, desplegó el cuadrante que alguien actualizaba después de cada consulta: 

Martes,  Aricept, 5 mg, un comprimido en cada comida. 


Victoria Pelayo Rapado.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
1 Comentario
Purificación.
Fecha: Domingo, 22 julio 2012 a las 18:22
Buenísimo. Una narrativa impecable, Toya.
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS