Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Salvador Calvo Muñoz
Lunes, 23 julio 2012
Pasos y paisajes

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES

Marcar como favorita Enviar por email

 

[Img #20183]

A  la tercera fue la llegada. Tres intentos nos costó dar con el cenobio Mohedas, pero llegamos, Una cancilla sin candado nos dejó entrar y luego otra con auto impidiendo  el acceso. El hombrito de campo salió a atendernos. Y no con evidente recelo. Lógico y  normal: tiene el hombre que aguantar, de continuo,  los asaltos de los bandidos y caminantes que pasan por allí sin contemplaciones. Al cabo, y viendo nuestro buen talante, nos atendió con amabilidad.

            “La caza la tengo arrendada. Vienen de vez en cuando a hacer alguna espera a los cochinos. También hay venados ahí arriba. Mire: Esta noche ha entrado un bicho en el huerto y ya ve cómo me lo ha dejado. ¡Maldita sea!”.

            El hombre se retira a una casita que tiene preparada, cerca del magnífico bosque de alcornoques, que cubre la ladera hasta el pie de la sierra de Zapatero (¡vaya nombrecito, por cierto!). Y nosotros nos acercamos a ver los restos del cenobio monasterio de Santa María de los Ángeles.

            ¡Por el Gran Chápiro Verde! ¿Qué sería lo que hubo aquí, en esta máquina insigne, en esta grandeza? Y todo es pasto del abandono y de las ruinas. Portada, campanario, ermita, claustro, refectorio, celdas….. las dependencias  de un monasterio.  Escombros, restos, desolación. Nos ha contado el hombre que primero fue ermita, a finales del XV. Llegó a albergar  una comunidad de cuarenta y tantos frailes franciscos “de los calzados”, que abandonaron el paraje cuando las desamortizaciones, a mediados del XIX. Su padre compró La Moheda haría unos setenta años.

            Luego vino, nos despidió y con un sacho se metió en el huerto a arreglar los desperfectos del furtivo visitante nocturno. Regresamos por el fragoso carril y atrás quedaron maitines, vísperas, tercias, nonas, y millones de oraciones de aquellos frailes franciscos que allí oraron per saecula saeculorum. Amen Jesús,

 SCM.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress