Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DEX
Jueves, 26 julio 2012

¿Habrá cambio de Gobierno de España?

Marcar como favorita Enviar por email

De Guindos sería la víctima del revuelo, Montoro se quedaría en Hacienda. Rajoy también querría recuperar la figura del vicepresidente económico.Cambios que no deberían ir más allá de septiembre.

[Img #20331]

Existe una indudable situación de desgaste en el seno del actual equipo de Gobierno, lo que puede parecer lógico a la vista de las tensiones, casi sin precedentes, con las que los ministros han tenido que ejercer sus funciones desde que tomaron posesión, allá por diciembre. Llevamos tiempo escuchando en los mentideros políticos los rumores de las batallas internas que enfrentan al equipo económico, así como los deseos de 'promocionarse' de algunos ministros,  como  José Manuel García Margallo o Alberto Ruiz Gallardón. Ello, sin contar las muchas cábalas que se hacen continuamente acerca de posibles nuevas incorporaciones al elenco ministerial, con nombres como Javier Arenas, que sale 'quemado' de Andalucía por no haber logrado nunca llegar al gobierno de su comunidad, o Josep Piqué, ahora en la empresa privada, dinosaurio popular que ocupó tres carteras distintas en el gobierno de Aznar. 

Fundamental, remodelar el área económica

Son muchos los que reclaman la creación de la figura del vicepresidente económico, que lleve las riendas de las negociaciones con los socios europeos, tenga un claro perfil técnico y además un reconocido prestigio. Y que, desde luego, sirva para mediar en las tensiones internas de los ministros del ramo. No faltan quienes aseguren que el primer error de Rajoy al formar un Gobierno que fue mayoritariamente elogiado en sus inicios fue descartar esta segunda vicepresidencia en su gabinete.

¿En quién podría recaer,  si es que este 'error' se subsana, esta vicepresidencia económica? ¿En Luis De Guindos, en Cristóbal Montoro?. Hoy por hoy, y según los expertos, ninguno de los dos perfiles tienen grandes posibilidades: quizá han tenido que trabajar en condiciones excesivamente difíciles y empiezan a estar 'quemados'.

Discursos contrarios. Duplican comunicados. Se hacen luz de gas en las ruedas de prensa. De todos es sabido que estos dos ministros no se pueden ni ver. Uno, Montoro, parece estar más apoyado por Rajoy que De Guindos. Quién sabe, porque el presidente sale poco, comunica menos y no cuenta nada ni al cuello de su camisa. El segundo, De Guindos, economista de prestigio y de larga trayectoria, se muestra  aún esperanzado y cree, de verdad, que España tiene una alta capacidad para crecer. Está considerado como la parte dura del Gobierno, y ha criticado abiertamente que las medidas que se han tomado recientemente se deberían haber decretado a principios de año y no esperar a las elecciones andaluzas.  Guindos, más liberal, cuenta con el apoyo del ministro Soria, que no aparece tan decantado por Montoro, con quien está peleando por la reforma energética. Y, lo que es más importante, Luis de Guindos gusta en Europa, cosa que a Montoro le ocurre en mucha menor proporción.

A saber qué influencia está teniendo en todos estos posibles movimientos el 'hombre en la sombra',Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica de La Moncloa, intimo amigo de Soraya Saénz de Santamaría y mano derecha de Montoro, pero que trabaja para De Guindos. 

¿Dónde está Rajoy?

Pero lo más grave, de acuerdo con las fuentes que hablan de 'grietas' en un Gobierno mal valorado, además, en las encuestas, es que Rajoy no da la cara, se presenta solo a las votaciones de  los planes que su gobierno presenta, no contesta ni se enfrenta a los periodistas (aunque se reúna reservadamente con algunos de ellos)... 

Dicen las malas lenguas que el abatimiento y la resignación han hecho mella en el Presidente, aunque mantiene su habitual tono imperturbable. Bajo un discurso de "he hecho todo lo he qué podido y la solución del país ya no depende de mí", el síndrome de La Moncloa le está fagocitando. Sabe que no basta con reunirse el Madrid el próximo 2 de agosto con el primer ministro italiano, Mario Monti, en busca de una alianza europea. Puede, así, que una remodelación ministerial sea uno de los pasos políticos para salir del 'impasse' que Mariano Rajoy se lleve este verano en sus meditaciones agosteñas.


Mónica Urgoiti Arístegui/Diario Crítico
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress