Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David Santos Holguín
Viernes, 27 julio 2012

LÁGRIMAS DE DESEMPLEO EN LAS ESPAÑAS

Marcar como favorita Enviar por email
antonio-berni-desocupados-19343.jpeg























Nos acercamos al 30% de la población activa con un futuro incierto. Muchos españoles vivimos abocados a seguir en el desempleo, en el paro, y con ello a la marginalidad y a la desesperación. Son palabras duras pero ciertas. No hay una política que intente atajar este problema, este mal, de una sociedad que creció al amparo de una burbuja inmobiliaria y que se está quedando atrapada en una autarquía de la miseria.

Los jóvenes nos encontramos confusos, inciertos, preparados y con ganas de aportar. Nadie nos quiere. Trabajamos por pocos euros y, en muchas ocasiones, sin contrato laboral. Trabajar de sol a sol bajo el "convenio del algodón" a dos euros la hora y dando las gracias al "patrón". Si, sí, al patrón, un término que pronto se pondrá de moda en una sociedad que avanza hacia unos ricos protegidos y unos pobres cada vez más pobres.

Un mendrugo de pan para saciar el hambre, migas en invierno para los pastores y cenas con sabor a una pieza de fruta. Estudiantes que no podrán pagar sus enseñanzas, obligados a trabajar para sacar a su familia adelante. Abuelos, con la mínima pensión, ayudando a los hijos, mientras los nietos colaboran para sacar a la familia adelante, sin contrato, y por cuatro "pesos". Padres y madres abocados a la resignación, nacidos durante el baby boom, muchos sin estudios, con mediana edad, y viendo como esta sociedad que construyeron, como este Gobierno, es incapaz de poner encima de la mesa planes de empleo, contrato temporales y fomentar el cambio productivo de este país.

El problema no era sólo de los mineros, ellos eran el símbolo de este país. Somos muchos los que estamos viviendo problemas para poder mantenernos, sin saber hasta cuándo ni de qué manera. Mientras tanto, España llora. Esa España acuchillada por los cuatro costados, no es la España que defiende el PP. La España que llora es la del 99%. La España del PP está lejos, lejos de aquí, huyendo con la marejada de amnistías fiscales buscando protectores en tierras de relojes, relojes sin tiempo, sin prisas, sin almas.

Sean Felices

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress