Lunes, 6 agosto 2012

LOS HIJOS DEL BOTELLÓN

Marcar como favorita Enviar por email
José Cercas
Llego a mi casa después de un día agotador, de los míos, subida y bajada por esos mundos sin paréntesis. Bocas en posición de combate y letras en busca de un símbolo que las defina como armas sin subterfugios. Soy uno de tantos indignados con este presente que nos donan, los imperdonables mediocres de siempre.

Entro en mi casa buscando el refugio, la compresión del edificio, la poesía que entona rimas blancas, el largo éxtasis del verso.

Hace mucho calor y me acuesto para hacer del sueño esa parte de la vida que uno añora. Es la una de la madrugada, cercana se oye la música de la tierra, el viento, el perro nocturno que pasa y….. ¡Oh Dios, el botellón de las noches del verano!

Te cae simpática esta juventud y dejas pasar las horas, dos, tres, cuatro, cinco, van a dar las seis y, zas, la ira y la falta de sueño te pueden, los llamas la atención, callan y se van. Al día siguiente comentas el incidente cuando oyes, “es que Papá, vino hecho una furia” Solo los hijos de nuestros amigos. El verano sigue. En fin.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS