Miércoles, 8 agosto 2012

Brigitte Yagüe, de madre extremeña, a por el oro en Taekwondo

Marcar como favorita Enviar por email
DEX

Yagüe, que nació en Palma de Mallorca y su madre es de Salvatierra de los Barros, tiene ante sí la oportunidad de resarcirse de su negativa participación en Atenas 2004 y de su ausencia en Pekín. En 2008 se proclamó campeona de Europa, en 2009 del mundo y el año pasado fue bronce europeo.

[Img #20657]

Brigitte Yagüe está realizando una competición impecable en -49 kilos. En la semifinal se topó con una rival durísima, la tailandesa Chanatip Sonkhan. En los dos primeros asaltos se repitió el guión. Yagüe no lograba golpear a la asiática, muy bien cubierta. Tan solo logró sacar dos puntos en los cuatro minutos mientras que Sonkhan con dos patadas a la cabeza de la española marcó seis puntos. La reclamación de la seleccionadora española en una de ellas no surtió efecto.

Yagüe tendría que apelar a la épica en el último asalto. Y tanto que lo hizo. La tailandesa se llegó a colocar con un 3-9 a favor. Parecía que la final se escapaba. Pero la obstinación de Yagüe alcanzó el premio deseado. En un margen de cuatro segundos logró cinco puntos, cuatro de ellos por un golpeo perfecto a la cabeza. Y casi sobre la bocina logró el definitivo 10-9 que la metía en la ansiada final. Se quitó el casco y, emocionada, rompió a llorar mientras levantaba el puño. En la pelea por el oro se encontrará con la china Jingyu Wu.

Previamente, se había deshecho de la mexicana Jannet Alegría por un 8-0 en los cuartos de final.  La de Palma de Mallorca obtuvo un 5-0 en su primer asalto, que casi dejó sentenciada la pelea, gracias a un golpe con el talón en la cabeza de la mexicana y otras dos buenas acciones. En el segundo consiguió otro punto para sumar dos en el último y cerrar un combate en el que la americana no tuvo ninguna opción. 

Por la mañana, en su debut tampoco tuvo piedad con la paraguaya Carolena Carstens, a la que ganó por 7-2. La española se anotó un 4-2 en el primer parcial gracias a un último golpe al pecho que le otorgó tres puntos. El técnico paraguayo reclamó la acción con una tarjeta roja pero los tres jueces desestimaron la reclamación. En el segundo parcial el marcador se mantuvo intacto y en el tercero la balear terminó de rematar a la sudamericana. Gracias a dos puntos de ataque y a otro más por acumulación de penalizaciones de Carstens logró el 7-2 definitivo. 
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS