Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carmen Ibarlucea
Lunes, 27 agosto 2012

LA LIBERTAD NOS GUÍA

Marcar como favorita Enviar por email

[Img #21018]

Por mucho que la idea de encarcelar a los libres les guste a los poderosos, y está visto que encarcelar a quienes son libres no es una estrategia efectiva, ellos persisten como si la Historia no les hubiera dado claros ejemplos. Ahí tienen el caso de Harriet Tubman, de Mandela o de Ghandi. Y ya lo dice el poema,

Me encuentra y me encontrará sin miedo.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
Cuán cargada de castigos la sentencia.
Soy el amo de mi destino:
Soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley (1849-1903)

 

Esta semana la prensa se ha llenado de persecuciones a personas que en diferentes lugares de Europa, y por diferentes medios, reclaman justicia. Pero no justicia en los juzgados, sino la justicia de los Derechos Humanos, del reconocimiento de la Dignidad de todas las personas, para acabar con los secretismos del poder, que envilecen a quienes los promueven, y a quienes los permitimos.

Esta semana la idea de los refuerzos opresivos, me tiene sin respiración. Desde la persecución a Julián Assange por espionaje, a todas luces camuflada en un caso de violación (y no es que yo crea que Assange es un hombre perfecto; estoy segura de que no quiso ponerse el preservativo en ese coito consentido pero no ansiado por ella, y esa fue su perdición). Seguramente Woody Allen tiene razón y el sexo es la perdición de los hombres. Pasando por las acusaciones al SAT y a Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda (2645 habitantes) y diputado del Parlamento andaluz, personas coherentes con su ideología y con su discurso, que habla de reparto y de erradicación de la pobreza.

Leo en The Guardian las declaraciones de Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, sobre las actuaciones de Sánchez Gordill:

"No se puede ser Robin Hood y el Sheriff de Nottingham. Este hombre sólo busca publicidad a costa de todos los demás."

Y me pregunto si esa mordacidad infantil es por su incapacidad de entender lo que significa anteponer el Bien Común, a la propia comodidad, o por que nunca ha leído a Thoreau.

También en nuestra región tenemos lectores capaces de entrar en los supermercados. Son de esos políticos que conservan la mística del servicio y no puede permanecer impasibles ante el aumento de la pobreza (en nuestro país en más del 15% desde 2007), cuando una cuarta parte de las personas con capacidad de trabajar, no logran trabajos remunerados (que de trabajar sin cobrar siempre hay puestos vacantes), cuando los desahucios y la visión de familias viviendo en la calle comienzan a convertirse en imágenes cotidianas.

Y así llego a las Pussy Riot, artistas y pensadoras, que han sido condenadas a dos años de cárcel por su performance en la Catedral del Cristo Salvador de Moscú, en ese intento por poner de relevancia la unión entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y el gobierno de Putin, a quien Cirilo I de Moscú, Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, apoya de facto. Ni el vídeo, ni la performance de las Pussy Riots incitaban a la violencia ni al odio contra una determinada creencia religiosa, buscaban expresar sus ideas, sus opiniones, incluso sus certezas, y esto son derechos reconocidos en una democracia. Pero por alguna razón, que debe tener relación con la inmadurez de la que hablamos hace 15 días, los poderosos siguen pensando que al juego de expresarse libremente solo pueden jugar ellos, con sus amiguitos. Aunque debo reconocer que lo de Rusia me sorprende menos; no es este un estado abanderado de las libertades, recuerden que el Día del orgullo gay ha sido prohibido, con todo lo que ello apareja de persecución a la naturaleza sexual de las personas.

La Iglesia Ortodoxa Rusa ha declarado públicamente que pide a las autoridades que no muestren clemencia para que así, ellas y otras personas como ellas, se abstengan de actos blasfemos.

Ellas cantaban:

(Estribillo1)

Virgen María, Madre de Dios, ¡echa a Putin!
¡Echa a Putin!,¡Echa a Putin!

(Estribillo2)
Virgen María, Madre de Dios, ¡hazte feminista!
¡Hazte feminista! ,¡Hazte feminista!

Supongo que esta última petición se debe a que los ortodoxos no incluyen en su evangelio el Magnificat, por que quienes hemos sido educados en el catolicismo (profesemos o no) ya sabemos, que aquella María de hace dos mil años, estaba de nuestro lado

51Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
52derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
53a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

«Magníficat» (Lc 1, 46-55)

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress