Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DEx
Viernes, 31 agosto 2012

Una Matrícula de Extranjeros de 1851, Documento del Mes de septiembre del Palacio de la Isla de Cáceres

Marcar como favorita Enviar por email

Corresponde a los estadillos que el ayuntamiento cacereño debía enviar al gobierno civil para el conocimiento de los extranjeros que vivían en Cáceres

El documento del mes de septiembre del Palacio de la Isla muestra en esta ocasión una ‘Matrícula de extranjeros’ del año 1851, que corresponde a los estadillos que el ayuntamiento debía enviar anualmente al gobierno civil para el conocimiento de los extranjeros que vivían en la ciudad.

 

A través de las matrículas de extranjeros, se conocía quiénes eran los vecinos foráneos que habían llegado a la ciudad, o que vivían en ella desde hacía décadas, al tiempo que aportaban datos de carácter personal como su situación familiar, su origen, su profesión y los años que llevaban asentados en Cáceres.

 

Esta información ofrece la oportunidad de conocer el contingente migratorio que dejó un importante legado documentado en la capital cacereña y que nos acerca a sus actividades económicas, sociales, políticas y hasta familiares de la época.

 

Así, el documento permite conectar con gentes venidas de otros países que echaron raíces en esta ciudad y, en algunos casos, que dejaron a sus descendientes hasta el tiempo presente.

 

El texto presenta a individuos como el músico alemán Felipe Calfus, el abaniquero francés Gauden Dufur, al comerciante italiano Jose Pessini, o al orive portugués José Puppe, junto a otros como el calderero Jean Piron o el vaciador Jose Sabatier de Francia. Otros de origen portugués trajeron a Cáceres sus profesiones y sus apellidos como Chaves, Almeida o Fonseca.

 

Casi todos tenían oficios liberales, desde zapateros a comerciantes, y en Cáceres se casaron con mujeres de la ciudad, mientras sus hijos, en la mayor parte de los casos, se convirtieron en nuevos cacereños con apellido forastero, que se sumaban a otros apellidos venidos de lejos como Bartolotti, Flagiani, Casati, Stopani, Lanutti o Vitali, que llevaban varias generaciones ya en la ciudad.

 

La matrícula de extranjeros que protagoniza esta edición del Documento del Mes se encuentra depositada en el Archivo Histórico Municipal de Cáceres, en la sección de Registro Civil, y ofrece una oportunidad única para conocer la ocupación del espacio urbano por gentes venidas de otros lugares.


[Img #21134]

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress