Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DEX
Martes, 18 septiembre 2012

MUERE SANTIAGO CARRILLO

Marcar como favorita Enviar por email

El histórico ex secretario general del PCE Santiago Carrillo, una de las figuras clave de la Transición, ha muerto esta tarde a los 97 años

[Img #21637]

Los restos mortales de Carrillo, que permanecen en su residencia, se prevé que sean trasladados a un tanatorio madrileño esta misma tarde de martes.

El ex dirigente del PCE había sufrido en la última semana un empeoramiento en su estado de salud, después de que en los últimos meses tuviera que ser ingresado en diversas ocasiones. La última vez fue el pasado mes de julio, cuando estuvo varios días en observación en el hospital Gregorio Marañón de Madrid por un problema de riego sanguíneo.


Santiago Carrillo nació en Gijón en 1915. Siendo muy joven ingresó en las Juventudes Socialistas en 1928. Fue nombrado secretario de las Juventudes Socialistas. Posteriormente, se afilió al Partido Comunista de España (PCE), del que llegó a ser secretario general entre 1960 y 1982.

Tuvo un papel destacado en la vida política tras el levantamiento militar del 18 de julio de 1936. "La guerra me sorprende en París. Llegamos el 17 por la mañana y en la prensa del mediodía nos enteramos de que se había sublevado el Ejército. Esa misma noche tomamos el tren. Llegamos a Irún el 18 por la mañana. En Irún, para mí comenzó la Guerra Civil", explica a RTVE.es el propio Santiago Carrillo en una entrevista con motivo del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

Fue delegado de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid. Cuando ocupaba esos cargos, se le responsabilizó del a matanza de Paracuellos (Madrid) de noviembre de 1936, en la que un gran número de militares sublevados presos fueron asesinados cuando eran trasladados a Valencia. Carrillo siempre ha asegurado que fue obra de descontrolados.

"Es una infamia que me imputen lo de Paracuellos, pero es mentira. Yo he explicado esa historia hasta donde yo la conozco. Lo que pasó en Madrid esas primeras semanas no lo conoce nadie porque había una inicitiva popular y miles de ciudadanos con armas en la calle y los bombardeos de la aviación. Yo mismo nunca he llegado a saber qué pasó esos días", asegura.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
ja
Fecha: Miércoles, 19 septiembre 2012 a las 07:59
Prieto había dicho que las guerras, de acuerdo con lo expresado por Napoleón, las ganaba el que tuviera el dinero y el poder. Ellos lo tenían todo y perdieron. Nada más oler la cercanía de Franco, el Gobierno en pleno se fugó a Valencia. Dejaron encargado del Orden Público a un muchachito de 22 años, Santiago Carrillo Solares, desde el 6 de noviembre al 4 de diciembre de 1936. En ese período se produjo en Madrid un genocidio bestial, genuino modelo de matanzas del totalitarismo comunista o socialismo real: miles y miles de seres inocentes, niños, mujeres, sacerdotes o monjas, eran sacados de las cárceles en las que ilegalmente habían sido detenidos y los asesinaban de la manera más cruel. El 4 de diciembre, Carrillo fue sustituido por el anarquista Melchor Rodríguez( claro, el gobierno , en Valencia, ante las presiones internacionales, se acobardó ante tanta monstruosidad) y los asesinatos cesaron. Al terminar la guerra civil, el veintitantos de marzo del 39, Santiago Carrillo, a buen recaudo, salió pitando en avión. Melchor, se quedó en Madrid y a los pocos años, cuando murió, su entierro fue una impresionante manifestación de dolor, con masiva asistencia de gentes der toda condición política y social. Claro, fue un buen hombre. El mentado en primer lugar, Carrillo, un genocida. Eso es lo qué está impregnado en la historia objetiva e imparcial. Lo demás son mentiras y ganas de joder a la perra. Y es que, al menos en la España de las últimas décadas, nos han metido la táctica mediática de que el único bárbaro fue el denostado Franco y sus secuaces. Y la historia es la historia. Estudienla.

DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress