Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sandra Iglesias
Martes, 25 septiembre 2012
Los colegios juegan un papel fundamental para evitar plagas

La vuelta al cole y la llegada de los piojos

Marcar como favorita Enviar por email

Un inquilino nada deseado llega con la vuelta al cole. Son los piojos, esos insectos diminutos que tras ocupar el cuero cabelludo de un niño, se convierte en plaga. Aunque no son peligrosos, son contagiosos. Prevención y consejos, acompañados del papel del colegio, son de suma importancia para evitar una plaga.

Con la vuelta al cole después del verano, llega una de las preocupaciones de los padres: los piojos, esos insectos diminutos que proliferan en el cabello de los seres humanos y se alimentan de cantidades sumamente pequeñas de sangre que extraen el cuero cabelludo. Aunque los piojos no son del agrado de nadie, son más que habituales entre los niños de tres a doce años. Un apunte: no son peligrosos ni transmiten enfermedades. ¿El problema? Como todo el mundo bien lo sabe, son contagiosos.


[Img #21846]

Los colegios juegan un papel muy importante para evitar, en la medida que sea posible, una plaga de piojos. Es fundamental que el centro escolar actúe e informe a los padres cuando exista un caso o de piojos o, como medida preventiva, oriente para un futuro caso. “En las primeras reuniones del curso, se trata el tema de los piojos con los padres y se les da un papel informativo”, señala Azucena Román, profesora de infantil del colegio Paideuterion. “Además, se les informa cómo tratar a sus hijos si tienen piojos y se les indica que se queden en casa hasta que no los tengan”, añade.


Según las farmacias consultadas por Dex, septiembre y octubre son los meses que más productos preventivos anti piojos se venden en la farmacia. Tras estos meses, se adquieren productos o kits para atacar o parar una plaga de estos insectos, unos animalitos que aunque ni vuelan ni saltan, corren rápidamente,  por lo son prácticamente imposibles de ver.


[Img #21847]

El signo más característico que alerta de un posible piojo es, tras la mordedura de éste, una sensación tan desagradable en forma de picor, que obliga a rascarse. En este momento, hay que actuar. “Cuando observamos algún caso de piojos en la clase, mandamos al niño a casa e informamos a los padres advirtiendo que hay una plaga”, recalca Azucena.


Actuar en el primer momento tras observar que su hijo se rasca la cabeza, comprobar que el resto de familiares no están afectados, utilizar champús preventivos, usar lociones específicas o examinar de manera frecuente el cuero cabelludo, son algunos remedios e indicaciones para evitar este indeseable inquilino

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress