Lunes, 1 octubre 2012
EN LA REMODELADA SALA DOS DEL GRAN TEATRO CACEREÑO

“TRES EN LÍNEA” INTERACTIVA Y ROMPEDORA COMEDIA

Marcar como favorita Enviar por email
Miguel Fresneda

Nos sorprenden las tres buenas actrices de Samarkanda, que, camufladas entre el público iniciando la protesta del público ante la tardanza en iniciar la representación y utilizando el muy frecuente recurso pirandelliano de “tres actrices en busca de una representación”: o sea que se lamentan del duro oficio de la farándula y máxime en estos críticos tiempos, en los que para conseguir una función tienen que recurrir a sabotear la furgoneta de una Compañía rival, que al no venir, hacen que el público les pida que ellas ocupen su puesto.

[Img #21988]

El triángulo actoral formado por Piedad Gallardo, Olga Lozano y Paca Velardiez brilla más en la expresión corporal, que en la voz, algo desigual en intensidad, pero está bien compensado entre ellas: destaca en la primera parte, la líder Pruden, pese a sus chillidos y enormes aspavientos coactivos sobre la más tímida, hasta que la secunda con una impactante energía, enardeciendo al público; queda algo apagada la esbelta señorita, que después brillará grandemente al protagonizar a Carolina Coronado, cuya biografía resume, a modo de presentación la líder Pruden, mientras sus dos colegas se caracterizan delos personajes de la obrita que tienen algo ensayada, titulada “Ya somos muy viejas”., igualmente bien dirigida por Fermín Núñez.

Se inicia la segunda parte, cuando salen interpretando, con una muy acertada caracterización el último viaje que realiza Carolina Coronado a su pueblo natal Almendralejo, acompañada de su fiel y basta criada, muy entrometida Y DISPUTANDO LA SILLA , ÚNICO ELEMENTO DEL ATREZZO, LO QUE TAMBIÉN PERMITE DIVERTIDAS CAÍDAS DE LA MISMA. Choca agradablemente también el cambio interpretativo de la líder Pruden transformada en una gentil dama, Julia, amiga y confidente de Carolina Coronada, la cual completa su vida íntima, amorosa y poética.

En el climax de esta representación biográfica, queda interrumpida por la constatación de la llegada de la compañía teatral accidentada, a la que le dejan el escenario y allí todas sus galas, saliendo despavoridas en paños menores. Y vuelven pero para saludar y recibir unos muy calurosos aplausos que llenaban medio aforo de esa remodelada Sala Dos que se presta perfectamente para obras ligeras de escenografía y de poco reparto, pero que, como si fuera un café-teatro, se disfruta de un nuevo espacio casi rescatado para esas agradables funciones. Felicitamos igualmente a su autor Fulgen Valares, el cual, con una muy sostenida sonrisa de satisfacción por la buena respuesta de los aficionados al buen teatro extremeño.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS