Lunes, 1 octubre 2012

Editorial

Marcar como favorita Enviar por email
SCM


            Al menos ha llovido durante un par de días. Nada, con lo que hace falta; pero algo es algo. Para limpiar la atmósfera y para vislumbrar en el secarral un atisbo de verdeo. Aun así la carencia es terrible. Cauces agostados, charcas secas, páramos cuarteados, embalses escuálidos, etc. Y llegará el día doce y nos echaremos al campo. Los nuevos con ilusión y los veteranos templando gaitas y mirando la belleza de la naturaleza y el vuelos de las avecicas del monte. ¿Qué tal de perdices? Pues regular tirando a mal: algún bando hay de seis o siete, otros de tres o cuatro, una penuria. ¿Y el conejo? ¿Qué conejo? Algunos pagos gozan de buena salud, pero la gran madre del batolito de granito, carece del gazapo. Y sin conejos, ya sabemos: todo irá a peor. La que está de buen año es la liebre, eso sí; y a muchos les ilusiona revolcar a la rabona, pero a otros se nos ha apagado la chispa a la hora de dispararle a esas tontorronas. ¿Habrán sentido la fuerza de la pasión los venados con esas aguas que le humedecieron los lomos? ¿habrán berreado y cumplido con la ley de la naturaleza? Bueno, y a la postre, si no llegan las patirrojas, tal vez sintamos el tremolar de la mancha y el rodar de piedras de la carrera del cochino. ¿Ladran? Luego cabalgamos. Ya está aquí la nueva temporada de caza. SCM


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS