Martes, 16 octubre 2012

EL CAMBIO DE LA POLÍTICA

Marcar como favorita Enviar por email
Guillermo Fernández Vara

Las encuestas lo cantan, los articulistas de los principales periódicos nacionales y regionales lo reflejan, y , lo que es más importante, los ciudadanos lo sienten. Hay una crisis, otra añadida, que empieza a ser profunda entre los ciudadanos y los políticos. ¡OJO a lo que digo! Ciudadanos y políticos. Para nada creo que exista esa crisis entre los ciudadanos y la política. ¿Qué más necesitamos para entender que se ha abierto una brecha entre los ciudadanos y una determinada manera de ejercer la política, de estar en política o de ser político? Los dos principales partidos de este país aglutinan hoy menos de 55 por ciento de los votos en las recientes encuestas. Ningún miembro del gobierno o de la oposición aprueba. Y todas coinciden. Se hace necesario un CAMBIO, pero no para sobrevivir sino para cambiar de verdad. Ese cambio de verdad exige el reconocimiento de los errores que se cometieron, yo el primero, y que se siguen cometiendo. Y que resumo en no haber sido capaces de liderar adecuadamente una crisis mundial y local, local y mundial, tan brutal, que por su intensidad exige más que nunca políticos capaces de ser conscientes de que en este nuevo tiempo, ya no vale gran parte de lo viejo, y esta reflexión nada tiene que ver con la edad. Y pedir disculpas, yo también el primero. Y ahora, más que nunca, transparencia y rendición de cuentas.La sociedad está cambiando a una velocidad de vértigo. Esta mañana una amiga me contaba el cambio que había dado a su vida para adaptarse a esta nueva realidad. ¿En qué hemos cambiado los políticos? Hay que ir al origen del problema. La relación entre representantes y representados no pasa de una papeleta cada cuatro años. A mí, dejar de ser presidente me ha servido, y mientras lo fui lo intenté, para muchas cosas. Una de ellas, para poder organizar mi vida y tener tiempo para hablar con los que te apoyan y con los que no, con los que te aprecian y con los que no, incluso con los que te respetan y con los que no. Y hacerlo sin necesidad de tener una cámara o un micrófono al lado. Reconozco que es grave tener que haber dejado de ser presidente para descubrir lo mucho que el cargo te aleja de la gente porque se levanta una barrera que alguien, con la responsabilidad por omisión de uno mismo, se encarga de poner.


Hace unos días comentaba con algunos diputados de mi grupo y del resto de grupos, que la sociedad va por un lado pidiendo capacidad de acuerdos, y en estos 15 meses de oposición he planteado más de 15, y nosotros nos empeñamos en lo contrario. Es más sencillo hacer política sobre la base de la crítica fácil. Pero existe una política que es la que reflexiona, la que propone, la que pregunta y se responde, la que hace que un ciudadano al que representas se sienta identificado, la que permite que te puedan decir gracias por el trabajo bien hecho o me has decepcionado, incluso que me has traicionado.

O cambiamos los políticos o los políticos cambiamos.

Pero la política seguirá , siempre que los ciudadanos sepan siempre que sin ella serán otros intereses, y hay muchos y muy variados, los que gobiernen sus vidas.


Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
POWERED BY FOLIOePRESS