Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DEX
Martes, 23 octubre 2012

El etarra Bolinaga a su casa

Marcar como favorita Enviar por email

El preso etarra Jesús María Bolinaga ha recibido esta tarde el alta del hospital Donostia, donde es tratado de un cáncer, para ir después su casa de Mondragón. Bolinaga, puesto en libertad por Instituciones Penitenciarias y la Audiencia Nacional, ha sido sometido a radioterapia y se encuentra lo suficientemente recuperado como para ir a su domicilio.


Bolinaga, que cumplía condena por el secuestro del funcionario de prisiones Ortega Lara y por su participación en varios asesinatos, estaba desde que consiguió la libertad condicional en una habitación normal del Hospital Donostia, sin vigilancia y fuera de la zona reservada a penitenciaría.

Uribetxebarria Bolinaga tendrá que cumplir ahora las condiciones que le impuso el juez para concederla la libertad condicional. No podrá acercarse a sus víctimas, ni participar "de forma activa o pasiva" en manifestaciones públicas de enaltecimiento del terrorismo. No podrá ausentarse tampoco sin autorización judicial de la localidad de Mondragón, donde establecerá su residencia, y deberá comunicar cualquier novedad referida a la evolución de su tratamiento médico.

La libertad de Bolinaga se llevó a cabo pese a la oposición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y de la forense de la institución, que en diversos análisis e informes médicos negó que Bolinaga estuviese en estado terminal, como aseguraban los médicos de la cárcel. Tras un intenso tira y afloja entre Interior, la Fiscalía, el juez de Vigilancia Penitenciaria y el de la Audiencia Nacional, Grande Marlaska, finalmente Bolinaga fue puesto en libertad.

Las Asociaciones de Víctimas, tanto durante el proceso judicial como posteriormente, clamaron contra lo que entendieron como una concesión hacia ETA. Nada más conocer la decisión de Marlaska, Bolinaga grabó un vídeo en la cama del hospital en el que daba “las gracias a Euskal Herría”.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
ja
Fecha: Miércoles, 24 octubre 2012 a las 09:07
Lo cual es consecuencia lógica de las negociaciones—de juzgado de guardia para quien las llevó a efecto, o sea, el ínclito que todos conocemos—a las que no les plantó cara una oposición, que no se por qué, desarrollaba un relativismo o complejo pusilánime, a lo mejor pensando que tanto unos como otros iban a arrollar en las elecciones que, de manera sabia, el pachi de turno, adelantaría. Es la leche, cómo se les ha entregado el poder en una democracia que ellos han puteado, asesinado y cachondeado. Están de acuerdo con el sistema, en tanto que se vean mínimamente arriba. Son, entre otras lindezas, una banda de totalitarios, que siempre celebraron los asesinatos con el inequívoco puño en alto del nostálgico socialismo real y totalitario. Por otro lado y dado que la población no lo pedía ¿Cómo fue posible que se le concediera el Estatuto que se les concedió a Cataluña, con la firma del mismísimo Jefe del Estado? Es que no debe ser que las gentes pasen por la política, cometan monstruosidades y se vayan a sus casas a disfrutar del sueldazo. En estas cuestiones es donde tenía que haber revisionismo, mucho antes que con el del tour, con la síntesis lógica de decirle al principal encartado, sí, al ínclito que todos tenemos en mente, no hombre, no, usted ha de sentarse en el banquillo, no precisamente para dirigir a un equipo de estrellas, y luego ya veremos lo que deciden los auténticos hacedores del derecho, o sea, los jueces, por supuesto que independientes, algo así como planteaba en El espíritu de las leyes, el que ahora mismo tendría trescientos veintitrés años, Charles-Louis de Secondat, Barón de la Brêde, conocido simplemente por su última denominación, Montesquieu, si no lo hubieran enterrado, claro.

DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress