Añade este código entre las etiquetas head de tu web:
El diario digital de Extremadura
Miércoles, 29 marzo 2017
Actualizada el: 00:11
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Salvador Calvo Muñoz
Martes, 14 febrero 2017
Cartas acehucheñas

El CINE “AVENIDA” 2

En la cabina, el primer maquinista que recuerdo es a tío Benito Valle; antes creo que había sido Juan Pidrafita “Carburo”, excelente cráneo privilegiado que nos recitaba sin pestañear todo el temario que había tenido que aprenderse para examinarse en Cáceres del título de maquinista cinematográfico.

 

En un saco, los rollos de cinta en cajas metálicas, que conformaban la película. Creo que era la Juliana “Sasa” la que, a lomos de jumento, iba a por ella a la estación de Río Tajo. Llegaba el sábado y por la tarde había “prueba”, es decir, que se proyectaba un rollo a ver si todo estaba bien. Y llegaba también la cartelera, una serie de diez o doce fotogramas de la película en cartones que se colocaban en un soporte de madera; se ponía en la puerta de El Bar para que la gente fuese viendo de qué iba la cuestión. ¡Qué emoción! ¡El cine!

 

Normalmente había una sola película, los domingos por la noche (a las 9 p.m. más o menos), pero hubo algún tiempo en que llegó a haber dos: una para los niños por la tarde y luego la de los mayores. Antes de la películo, el inevitable NO-DO, cuya proyección era obligatoria (cosas de la política); después del NODO, pausa, el primer rollo, descanso, y luego el tercer y último rollo. Pues con todos y esos inconvenientes, vimos películas inolvidables, de todo tipo, y malísimas también, claro.

 

Puestos a recordar, dicen que las primeras que se proyectaron fueron “La noche tiene ojos” y “El crimen de la calle de Bordadores”; de las extranjeras creo que fue “La policía montada del Canadá” que alguno leía “La policía montada en la Cañada”.

 

En aquel cinecito, del que no queda apenas nada, nació nuestra vocación cinematográfica, como espectadores se entiende, porque mira que nos ha gustado durante toda la vida el séptimo arte. Bandoleros de Sierra Morena, policías y gánsteres, bellezas raciales y exóticas, humoristas que nos hacían morirnos de risa, mundos increíbles de África y sobre todo…el western. Gary Cooper, Clark Gable, John Wayne, Robert Taylor…no acabaríamos nunca. Y qué decir de Maureen O´Hara, Virginia Mayo, Rita Haywort, Marilyn… No hace falta irse a Holywood, aquí, en casa: Jorge Mistral, Alfredo Mayo, Antonio Vilar, Pepe Isbert, Manolo Morán…

 

Y como éramos chicos, Pablito Calvo nos destrozó el corazón en “Marcelino Pan y Vino”. ¡Qué maneras de llorar, madre mía! Bueno, todo pasa y nada queda. Ahora ya tenemos el cine en casa. En cada casa una o más televisiones y todas las películas del mundo. Además si queremos recordar aquellas, en el ordenador están todas. Yo veo una y otra vez, y vuelvo a mi más tierna infancia, aquella película que me dejó para siempre huérfano de la vida de los tramperos: “Más allá del Misouri”.

 

Hoy lo tenemos todo, pero falta aquella emoción que empezaba cuando conocíamos el título de la película del próximo domingo; luego los fotogramas de la cartelera y por fin el domingo al atardecer acercándonos al Bar, sacar las entradas, entrar en la sala, ocupar tu asiento y esperar a que se apagaran las luces, se abriera el telón y empezara la magia irrecuperable. Adiós para siempre amadísimo CINE AVENIDA.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress