Añade este código entre las etiquetas head de tu web:
El diario digital de Extremadura
Miércoles, 29 marzo 2017
Actualizada el: 00:11
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Paco Báez
Jueves, 23 febrero 2017

GRAN FUTURO PARA EL CARNAVAL ROMANO DE MÉRIDA: POTENCIAR EL CONCURSO DE CHIRIGOTAS Y COMPARSAS

El Carnaval de Mérida fue el más importante de la región extremeña en la decada de los 80, cuando la fiesta estuvo en su máxima expresión en cuanto a participación ciudadana. Por entonces y según lo que cuentan muchos documentos y grabaciones existentes, la persona que no se disfrazaba era vista como “rara”. Hoy el carnaval es otro y bien es cierto que después de años de desencuentros, de baja participación, de haber tenido hasta dos carnavales (uno oficial y otro oficioso), el Carnaval Romano de Mérida hace años que despierta. Y despierta gracias al Concurso de Chirigotas y Comparsas. Un concurso que comezó a reivindicarse tal y como lo concemos hoy en el año 2002 cuando la agrupación “La J’Otra”, comezó a reivindicar, para ganar calidad y objetividad, dividirlo por modalidades. Hasta entonces, no había definidia modalidad alguna, y hubo muchas personas que se mostraron en contra. Hoy, es un rogullo para todos como no solo se ha convertido en el más numeroso sino en el de más calidad de toda Extremadrua. Y eso se ha conseguido gracias al esferzo de todas y cada una de las personas carnavaleras de Mérida. Todas las agrupaciones han evolucionado a pasos agigantados. Se cuida mucho la puesta en escena con auténticas obras de arte. Las músicas y melodías, los propios arreglos musicales. La armomía de las voces... Y ahora, se ha dado el paso en Mérida y se ha convertido en una ciudad pionera a nivel nacional en tener un carnaval inclusivo. Por primera vez el escenario del Palacio de Congresos y Exposiciones de Mérida, sin hacer un concurso paralelo, abría el telón para dar la bienvenida a la agrupación perteneciente a la asociación AFASICOP (Asociación de Familiares y Amigos de Personas con Discapacidad del Centro Ocupacional “La Encina”). Un paso gigante que la capital autonómica ha dado para demostrar el resto de España que, todas las personas sin excepción pueden y deben participar de sus fiestas. Sin embargo, por otro lado se “mete la pata” al querer solicitar para el Carnaval Romano el título de Fiesta de Interés Regional cuando de sobra sabemos los emritenses y los carnavaleros, que aun nos queda camino por recorrer. No podemos olvidar, ni mucho menos, la labor de los grupos de pasacalles que cada año mejoran sus coreografías y sus vestidos. Ni podemos pasar por alto el gran certamen de la Gala Drag Queen “Tomás Bravo”. Iré desgranando uno a uno. Continuando con el concurso de agrupaciones, hay que descatacar el auge del mismo y la importancia y repercusión que ha tomado, hasta el punto de que hay muchísimas agrupaciones venidas de diferentes localidades de Extremadura y Andalucía. Quizás haya carnavaleros que no sean conscientes de lo que esto supone para la fiesta si “cogemos el toro por los cuernos” y somos capaces de visionar las oportunidades que se presentan si, desde el Ayuntamiento, apuestan más por este concurso. Esto no supone dejar de lado el resto de actividades pero posiblemente, potenciar el concurso de agrupaciones valdría para dar a conocer el resto de actividades. Y ahí entra también el compromiso que debería adquirir Canal Extremadrua, que, teniendo los datos reales de lo que este concurso es hoy en día, da la espalda a un acto que moviliza a cientos de personas. La excusa es la coincidencia con el concurso de Badajoz y ahora habría que preguntar a la CEXMA, qué criterios utilizan para decidirse siempre por el carnaval pacense. Y ojo, no estoy ni mucho menos diciendo que los carnavaleros que participan en Badajoz, no merezcan igual que los de Mérida, una retransmisión y viceversa. Que acudan personas de fuera a participar al concurso de Mérida, lo hace muy grande. Lo hace más grande y obliga a las agrupaciones locales a mejorarse y a superarse cada año. No se pude ver nunca esta participación como una amenaza. Todo lo contrario. Hay que saber sacar rédito a esta participación. El hecho de que vengan de otra ciduad, supone hablar de Mérida. Supone interesarse por conocer la ciudad, sus costumbres, sus monumentos. El concurso es un escaparate a España de lo que esconde una de las ciudades más bonitas del mundo. Y todo gracias a los carnavaleros que han sabido hacerse el mejor concurso de Extremadura y, por el momento, camino a convertirse en uno de los mejores del país si se apoya como es debido. Y lo primero es subir los premios a través de patrocinadores. Después habría que discutir el compromiso que deberían adquirir los ganadores. Pero a día de hoy, hay que dar las gracias a quienes visitan Mérida desde fuera porque participar en el actual certamen, aun ganando un premio, es una pérdida económica para los que se desplazan. Cinco semifinales, son muchísimas. Y pueden seguir subiendo. Y se puedecrear un concurso que haga disfrutar de más días del carnaval, como lo hacen en Cádiz. ¿Por qué no puede Mérida llegar a hacer preliminares y semifinales?. Solo es tener voluntad y una mente abierta para quienes aun dudan de la idoneidad o no de que participen agrupaciones de otras localidades. El carnaval de Cádiz, es conocido gracias al concurso de agrupaciones. Y gracias al concurso de agrupaciones, Cádiz tiene un carnaval de calle envidiable y como nos gusta. Pues si el concurso gaditano ha sido siempre el espejo en el que Mérida se ha mirado, que lo siga haciendo porque hasta ahora, ha sido muy acertado.

 

CONCURSO DE DRAG QUEEN

 

El concurso de Drag Queen ha tomado también su importancia, pero bien es cierto que la organización es cada año desastrosa. Y no desastrosa por las personas que lo trabajan, sino desastrosa por la manera en la que se desarrolla. Los concursos y actividades adquieren la importancia que sus porpios organizadores le dan. Y deberían los organizadores ser conscientes que celebrar un certamen de esta categoría no merece realizarse en una carpa de plástico, con frío y en donde los participantes hacen auténticas maniobras para poder llegar al escenario y poder moverse en unas tablas que no son aptas para hacer corografías con esas plataformas. Y no hablemos ya de la altura de la que gozan. Los participantes necesitan un escenario más amplio, apto para bailar, con una altura considerable y en un ambiente cálido como requiere un espectáculo de esta envergadura. Unos camerinos decentes y amplios. Y el público, debe estar cómodo y  sentado para disfrutar del show, tal y como hacen, por ejemplo, en Canarias. Para ello, bastaría con hacer uso también del Palacio de Congresos o para ir porbando, con el Centro Cultural Alcazaba y en la carpa, entrega de premios y actuación del ganador.

 

PASACALLES

 

El pasacalles sigue siendo un “querer y no poder”. Los pasacalles emeritenses son buenísismos. Tienen una constancia que les hace poseedores de todos los premios, porque han aguantado en los peores momentos y ahí siguen, dando sus “tamborradas”. Los pasacalles forman parte de ese carnaval de calle que no acaba de despegar en la capital autonómica y, haciendo un inciso, hay que recordar que aquellas personas que no se disfrazan pero que acuden a escuchar a las agrupaciones cantar y a los pasacalles desfilar, también son parte del carnaval. Como escribía, los pasacalles son parte del carnaval de calle. Se critica a los carnavaleros que no participan del carnaval de calle y hay que empezar a reconocer que hay muchas formas de disfrutar del carnaval y no tiene porqué ser obligatoriamente desfilando en un pasacalles. Para ello, hay que organizar un desfile que lo haga atractivo y lo diferencie del resto de los que se organizan en la región. Mérida ofrece unas posibilidades que no pueden ofrecer en otras ciudades y es ahí donde habría que pensar para organizar y apoyar el desfile.

 

Como es obvio, hay muchas cosas que mejorar antes de pedir la declaración de Interés Turístico Regional para el Carnaval Romano, porque aunque hoy concediran ese título, la ciudadanía de Mérida y una inmensa mayoría de carnavaleros, saben que no sería cierto.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress