Añade este código entre las etiquetas head de tu web:
El diario digital de Extremadura
Martes, 28 marzo 2017
Actualizada el: 14:21
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José María Vivas
Sábado, 4 marzo 2017

ENFERMERA CAMPOS

[Img #54906]

 

 El viernes 3 de marzo de 2017 has finiquitado tu vida laboral. Tu último día en la Primera Planta del Centro de Salud “Plaza de Argel”. Merecido descanso.

 

Cuando expira una etapa es inevitable ojear hacia atrás y vislumbrar lo que fue toda una trayectoria profesional.

 

Tus vivencias, tus historias, tus anécdotas, siempre compartidas con tu compañero de profesión favorito, tu marido, nuestro padre.

 

 Después de Diplomarte en Magisterio, tu sueño, tu esperanza, tu anhelo tenía un nombre: ENFERMERIA.

 

Todavía recuerdo aquellos noches, a horas intempestivas, que saliendo de mi habitación me dirigía al salón, escuchando por el pasillo tu recital memorístico a viva voz, cómo “cantabas” de carrerilla  los temas de la oposición. Sorprendido por la velocidad  de vértigo y la concreción en los temas regresaba a mi cama, soñando que de mayor quería tener tu capacidad memorística.

 

 Luego tu etapa en Moraleja, aquella compañera de Salamanca que se comía las naranjas sin pelar, o el amable trato dispensado por la familia Serradilla y toda la familia Chaparro. Fueron tu sustento que minoraban la ausencia de tu familia. Sé que muchas lágrimas derramaste por la lejanía. Desde aquí mi máximo reconocimiento puesto que en algún momento dudaste si era acertado sacrificar el día a día con tu familia por el trabajo.

 

 Dura etapa para ti por el sacrificio personal que suponía días enteros sin ver a los tuyos. Pero sabemos que lo hiciste por nosotros, para darnos un futuro mejor y ello conllevaba sacrificio, que siempre te lo agradeceremos.

 

Y tu última etapa, ya en casa, en Cáceres. En la que disfrutaste profesionalmente. Siempre luchando por ofrecer un servicio público de calidad y por dignificar la sanidad pública.

 

 Ahora dispondrás de todo el tiempo del mundo para dedicárselo a papa y a Nacho, Paula, David y Javier, tus nietos.

 

Mucho te echarán de menos tus pacientes, o como tu decías “tus viejinos”, tú siempre tan atentos a ell@s, tu debilidad.

 

 Gracias por tu profesionalidad. Gracias enfermera Josefa Campos Altamirano. Gracias mamá.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress