Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Bueno Flores
Miércoles, 4 mayo 2011

A mi amigo Fernando, como despedida

Marcar como favorita Enviar por email

Conocí a Fernando García Morales cuando era locutor y redactor en Radio Cáceres, la Voz de Extremadura, en la época en que el director era Sigifredo Ortega, cuando estaban de moda los “discos dedicados”, la forma más directa para felicitar a los familiares ausentes, para darles la noticia de un acontecimiento familiar o simplemente para que te nombraran en la radio. Como jóvenes inquietos y preocupados por la justicia social, organizábamos conferencias, obras de teatro y necesitábamos darle publicidad gratis, porque no teníamos un duro. Siempre nos acogió con afecto a pesar de que técnicamente nuestras obras de teatro eran lo peor de lo peor, pero lo que importaba era el mensaje crítico que encerraban. No le importó comprometerse, porque “éramos buenos chicos”.

Después hemos coincidido en múltiples actividades sociales y culturales; él como antiguo redactor del diario HOY y yo como colaborador actual. Nos unía el afecto a la empresa y sobre todo el amor a Cáceres. A Fernando, con sus famosas “Ventanas” le gustó difundir todo lo bueno y menos bueno de esta ciudad (porque también contar los defectos es una forma de amor). A mí me gustó leerlas, incluso compré dos veces el libro porque creí que lo había perdido y no quería estar sin él. La publicación de mis libros fue otro motivo de unión pues también Fernando se encontraba entre mis lectores y me comentaba algunos hechos, completando mi información.

Ha sido en las actividades sociales de la Casa de León donde más veces hemos compartido ratos agradables. La comida tradicional, que tan felices nos ha hecho, los bailes posteriores en los que con nuestras respectivas esposas hemos compartido pista de baile; incluso pensamos organizar un ciclo de conferencias en las que hablaríamos de la relación León-Cáceres. Desde hoy te echaré de menos en esos momentos.

Y también notaré tu ausencia en los coloquios de Aula HOY en los que no solías faltar y poner tu toque maestro. También en los apartes en los que solíamos coincidir en la opinión si el conferenciante había merecido “las dos orejas” o había sido un peñasco (porque a veces nos guiamos por el interés o la actualidad de tema y no conocemos personalmente al conferenciante que luego resulta que viene con un “ladrillo” bajo el brazo).

¡Qué poco sospechábamos ayer que sería la última vez que nos veíamos en el Kiosko Colón cuando nos saludamos, como siempre, con alguna broma que nos hiciera sonreir! Y cuando nos despedimos con el “¡que aproveche!” que te dije al ver que estabais comiendo. Paco Gutiérrez me preguntó por tu edad; parece que tuvo un presentimiento.

La transmisión de la bajada de la Virgen de la Montaña creo que ha sido tu última tarea y parece que la patrona ha querido concederte una gracia. Que el tránsito del sueño de cada día al sueño eterno, se hiciera sin solución de continuidad. Porque aunque no se tema a la muerte, asusta un poco cuando se ve venir. Una muerte dulce, la que se reserva a los elegidos. Descansa en paz amigo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
DigitalExtremadura.com | Última Hora, Actualidad de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2014 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress