Añade este código entre las etiquetas head de tu web:
El diario digital de Extremadura
Miércoles, 29 marzo 2017
Actualizada el: 00:11
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por Cristina33
19 de enero de 2015
¿Libertad o Libertinaje de expresión?
Sr. Director:
Sobrecogidos todavía por el suceso acaecido en París a raíz del ataque a Charlie Hebdo leo hoy en la página de anuncios clasificados anuncialo.es el siguiente anuncio “Vendo coca…necesito la pasta para poder jugar al póker”. Fin de cita y fin del anuncio.
El anuncio por motivos más que evidentes o al menos eso me parece no me deja indiferente, primero quiero pensar que es una broma, pero un segundo pensamiento probablemente más acertado me viene a la mente: es real.
¿Qué es la libertad de expresión? ¿Debe acotarse un concepto claramente definido por principios culturales y contextuales que en su gran amplitud se nos escapa?
¿Libertad de expresión es que todos tenemos derecho a decir lo que nos plazca, cuando nos plazca sin ningún tipo de miramientos? ¿Vale absolutamente todo? Este anuncio en sí, ¿es por tanto denunciable o quizás denunciarlo supondría ir en contra de un principio en el que creo?
Supongo que al formar parte de una sociedad en la que nos regimos por una serie de normas éticas, es inevitable atender al hecho de que independientemente de la ideología y los idealismos de cada uno, formamos parte de una realidad mucho más amplia y plural en la que caben muchas formas de pensamientos y comportamientos. Ambos subjetivos, ambos susceptibles de verse influidos por trasfondos que forman parte de la cultura de un pueblo, como puede ser en el caso que mencionaba al principio, la religión. Difícil poner de acuerdo pensamientos tan diferentes.
Por este motivo, esta pluralidad que podría conllevar quizás a un enriquecimiento mutuo, se puede convertir igualmente en el mismo punto débil de lo que predica, o lo que es lo mismo “mi libertad empieza donde termina la de otra persona”.
Por este motivo creo necesario que antes de abalanzarnos por dar la respuesta más progresista, conservadora u original a esta cuestión se tomen en cuenta los puntos que sean razonablemente necesarios para que la libertad de expresión siga siendo un derecho conquistado y que se establezcan las acotaciones que sean necesarias para que libertad de expresión no se corrompa y no se convierta en libertinaje de opinión.
Es un debate abierto en el que no se trata de saber quién tiene la última palabra, sino cómo van evolucionando a través del tiempo los conceptos que nosotros hemos ido creando, cómo conviven con nuestra realidad y cómo nos asegurarnos de que sigan evolucionando, no desapareciendo.
DigitalExtremadura.com | El diario digital de Extremadura • Términos de usoPolítica de PrivacidadDONDE ESTAMOS
© 2017 • Todos los derechos reservados.
Powered by FolioePress