El PP quiere enterrar el caso Bárcenas antes del debate del estado de la nación

Comparte en redes sociales

Falta un mes escaso para este debate y el Gobierno va a poner toda la carne en el asador para que Alfredo Pérez Rubalcaba no pueda regodearse con el mayor escándalo que salpica al PP, aunque necesite espejo retrovisor, desde que Mariano Rajoy está en La Moncloa. El guion previsto incluye el cierre de la investigación interna y de la auditoría externa sobre las cuentas del partido antes del 20 de febrero para que cuando llegue el duelo parlamentario, el presidente suba a la tribuna con la cabeza bien alta y se vuelque en la explicación de las reformas que ha promovido el Gabinete para facilitar la salida de la crisis.


Para evitar que el debate del estado de la nación, el primero en el que Rajoy concurre como presidente, quede desnaturalizado, el Gobierno ha acelerado la agenda prevista para afrontar el ‘caso Bárcenas’. Cristóbal Montoro comparecerá hoy en el Congresopara negar cualquier vínculo entre la amnistía fiscal y la salida buscada para sus ahorros por el ex tesorero de su partido, mientras que el presidente rendirá cuentas el miércoles, 30, en la sesión de control, para responder a las preguntas que le haga la oposición sobre el mismo caso.

En el Gobierno se duda de la voluntad de Rubalcaba de escoger la corrupción como uno de los ejes directores del debate, pero se intuye que el líder del PSOE no va a tener más remedio que caer en esta tentación por la presión que soporta de algunos dirigentes territoriales de su partido, a pesar de que los socialistas todavía tienen pendientes de despejar procesos judiciales de envergadura en Andalucía, por elcaso de los ERE, o en Galicia, por el caso Campeón.


En dirección opuesta a la del Gobierno, el PSOE ha iniciado una ofensiva parlamentaria destinada a mantener vivo el ‘caso Bárcenas’ para aguar a Rajoy el debate del estado de la nación. Rubalcaba pedirá hoy a la Audiencia Nacional la apertura de una investigación exhaustiva sobre las cuentas suizas del ex tesorero del PP, ha solicitado también una comisión monográfica en el Congreso y ha registrado dos iniciativas para que Hacienda publicite la lista de todos los contribuyentes que se han acogido a la amnistía fiscal y para que la Agencia Tributaria amplíe las pesquisas sobre los defraudadores.

Entre medias, el Gobierno sondeará a los principales grupos parlamentarios para llegar a un pacto contra la corrupción, a pesar de que tiene pocas posibilidades de prosperar. Rubalcaba cree que no es el momento de dar el paso porque no quiere concurrir al debate con Rajoy haciéndole este regalo y el PNV es muy reacio también a aceptar la invitación. Quien ha mostrado mayor permeabilidad es el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, al que hace unas semanas ha afectado de lleno el polémico desenlace del ‘casoPallerols.


Esta táctica de los socialistas de estirar al máximo el escándalo puede verse favorecida por nuevas filtraciones si, como se teme en las filas del PP, la bomba que sigue instalada en el corazón de Génova, 13, se dosifica mediante periódicas detonaciones. Este temor es, precisamente, el que ha conducido a la dirección del partido a ganar tiempo para medir con los menores riesgos posibles los movimientos del ex tesorero y de los que parecen interesados en arroparle.


Vía Voz Populi
 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.