NO SÉ

Comparte en redes sociales

Es
una página blanca, sin mácula y seductora la que se me presenta en
esta pantalla de insospechadas pretensiones. Nos miramos con la misma
complicidad de siempre, le propongo escribir de Bárcenas y las
letras se tambalean, tiritan de miedo y se caen hasta impedirme que
continúe gratamente mi deber. Está de moda escribir de este
elemento -me digo- no sé de la aversión de la página, no entiendo
de rarezas literarias o al menos no comprendo por qué la página
blanca me impone sus condiciones. Nos volvemos a mirar, con la misma
complicidad de siempre y le recrimino su actitud pero me convence.


Cambio
de tema y escribo la palabra crisis y se bloquea el tabulador; no
consigo articular adjetivo que acompañe la frase, es ridículo, la
pantalla se blanquea, las letras no aparecen. Otra vez nos miramos y
se me pone a temblar con espasmo y miedo. No sé de la aversión de
mi sistema informático por este candente tema, tan demodé y con
tanto debate ya en sus huesos. Me vuelvo a reprimir, me convence, me
quedo un rato largo sin ideas.


Le
sugiero escribir una reflexión no dogmática ni intelectual sobre
política social actual y esta vez la pantalla se ennegrece y se
apaga. Reinicio, nos miramos de nuevo, con la misma complicidad de
siempre, se solivianta a modo de intermitencias minimizando mi asunto
cada tres segundos. La vuelvo a mirar, esta vez más enrabietado,
aprieto con fuerza las teclas, repito hasta cuatro veces las palabras
y el sistema me manda al garete; otra vez la nada delante de mis
narices. Me resigno o la olvido; opto por lo primero.


De
qué escribir que en nada moleste a este censurador sistema de chips,
sin conocimiento ni buena voluntad, de qué se puede escribir que no
dañe el cerebro gris de este goloso aparato de quien tanto dependo.
La página sigue con su blanco perfecto, ni una raya, todo es quietud
y armonía, todo soledad, hasta que le imprima mi carácter y se
tenga que conformar con mi pensamiento. No sé de megas tanto como
para modificar la memoria.


Propongo
un cambio de estrategia, le escribo en el centro de la página blanca
la palabra “amistad” y me sorprende su reacción, ha colocado de
pronto dos mil adjetivos detrás de ella, la ha subrayado, aparece en
mayúsculas, en rojo, con signos musicales, con una sonrisa. Le ha
gustado a mi pantalla que escriba de amistad y me convence y me
domina y me desestabiliza mis esquemas hasta comprender que no tengo
el control sobre está listilla máquina y me deja con la boca
abierta.



Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.