Parlamento de Extremadura, el renacer de un pueblo

Comparte en redes sociales

Algunos piensan que treinta años es mucho tiempo, otros que poco, pero lo cierto es que tres décadas han servido para que Extremadura saliera del silencio y el anonimato a los que estuvo sometida durante muchos siglos. Y en esto ha jugado un gran papel el Parlamento autonómico.

[Img #26076]“Los
extremeños más que el comer necesitaban el figurar en el panorama nacional”.
Esta frase pertenece al expresidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez
Ibarra, que en su libro ‘Rompiendo cristales’ recuerda la situación de
Extremadura en el año 1.983.

 

Rodríguez Ibarra explica que durante
mucho tiempo Extremadura fue un pueblo silencioso, emigrante, sufridor, que ni
siquiera tuvo fuerzas para ponerle un nombre específico a su tierra, y ahora ha
pasado de la sumisión a la exigencia, del silencio de muchos al grito de
protesta de algunos.

 

Pero la lucha contra el anonimato no
ha sido flor de un día, sino que en esta batalla han intervenido muchos guerreros,
siendo el principal la Asamblea de Extremadura, cuyo papel ha sido determinante
en el fortalecimiento y
difusión de las señas de identidad de la comunidad autónoma, que han ayudado a
que los extremeños tomen conciencia de lo que son.

 

PRIMEROS PASOS

 

[Img #26077]La promulgación de la Constitución Española de 1.978
abrió la puerta a la descentralización política y administrativa, lo que supuso
el nacimiento lento de las diferentes comunidades autónomas, entre ellas
Extremadura.

 

Pero para
optar a dicha autonomía, la Carta Magna establecía una serie de requisitos a
los territorios, entre los que se encontraban la elaboración del
correspondiente Estatuto de Autonomía y la definición de los organismos
políticos propios del ámbito regional.

 

Visto lo
visto, Extremadura se puso manos a la obra en la elaboración de su Estatuto de
Autonomía, un texto que le abriría las puertas años después, en 1.983, al
autogobierno y, por ende, a la autonomía tan ansiada en aquel momento y tan
cuestionada en la actualidad.

 

Como es
lógico, en la confección de dicha Norma se produjeron enfrentamientos y
desacuerdos entre las diferentes fuerzas políticas, pero las ganas de disponer
de autogobierno provocó que se dejaran a un lado las diferencias y se pusiera
el acento en los puntos de consenso.

 

[Img #26078]Así, el primer proyecto de Estatuto se aprobó en enero de
1.978, concediéndose el régimen preautonómico a Extremadura en junio de ese
mismo año por parte del Consejo de Ministros. Esto permitió la creación de una
Junta Regional de Extremadura de carácter provisional, donde su primer
presidente fue Luis Ramallo.

 

Dos años
después, en 1.980, se inició la redacción del proyecto definitivo del Estatuto
de Autonomía, cuya redacción concluyó en 1.981, momento en el que se eligió a
Manuel Bermejo como presidente regional. Y en diciembre de ese mismo ejercicio
se aprobó el texto definitivo, remitiéndose a las Cortes Generales.

 

Tras los
trámites legales correspondientes, el 25 de febrero se dio luz verde al
Estatuto de Autonomía mediante ley orgánica, permitiendo que Extremadura
accediera al régimen de autonomía plena.

 

NECESIDAD LEGISLATIVA

 

Con el
Estatuto en mano, el siguiente paso fue el nacimiento del poder legislativo en
Extremadura, en 1.983, una institución que, a lo largo de estos treinta años,
ha ido conformando su personalidad y una identidad propia, caracterizada por la
idea de servicio a la ciudadanía.

 

[Img #26079]De esta forma, en la antigua capilla del Parador Nacional
de Mérida comenzó su andadura la Asamblea Provisional de Extremadura, el 5 de
marzo de 1.983, siendo su presidente Pablo Castellano. En ese mismo acto, Juan
Carlos Rodríguez Ibarra fue elegido presidente de la Junta regional.

 

Las primeras
elecciones a la Cámara autonómica se celebraron el 8 de mayo de ese mismo año.
Unos días después, el 21, tuvo lugar la primera sesión plenaria, en la que
Antonio Vázquez salió elegido primer presidente parlamentario. Y un mes más
tarde, Ibarra fue proclamado primer presidente de la comunidad autónoma.

 

A pesar de los grandes avances que se produjeron en muy poco tiempo, el
sentimiento de pertenencia a su tierra no estaba muy arraigado entre los
extremeños.

 

Aquí nuevamente jugó un papel esencial la Asamblea de Extremadura, dentro
de la cual se constituyó, en abril de 1.984, una Comisión no permanente con el
fin de instituir el Escudo y la Bandera de la comunidad y fijar el Día de
Extremadura, que aparecen regulados en la
Ley
4/1.985, de 3 de junio.

 

[Img #26080]PRIMER HEMICICLO

 

El primer
Gobierno regional se dedicó a vertebrar el territorio con la política de
infraestructuras y con la dotación de servicios primarios, para así, a finales
de los ochenta empezar a dotar de servicios fundamentales a una población que
no los tenía, tales como viviendas, carreteras o abastecimiento de aguas. Y en
toda esta labor jugó un papel muy importante la Asamblea de Extremadura, que es
donde en todo momento residió, reside y residirá la soberanía popular.

 

El primer
hemiciclo del Parlamento autonómico se inauguró el 21 de mayo de 1.985, en el
antiguo Hospital de San Juan de Dios, que fue utilizado hasta el año 2003, a lo
largo de cinco legislaturas.

 

En 2003 fue cuando se inauguró el nuevo y actual hemiciclo de la Asamblea,
con tomas de voz y de datos en todos los escaños y con votación electrónica y
se instalaron pantallas de plasma para la visualización de las sesiones
plenarias y de los resultados de las votaciones.

 

[Img #26081]Pablo Castellano (I legislatura), Antonio Vázquez (I, II
y II legislatura), María Teresa Rejas (IV legislatura), Manuel Veiga (IV y V
legislatura), Federico Suárez (VI legislatura), Juan Ramón Ferreira (VII
legislatura) y Fernando Manzano (VIII legislatura). Estos han sido los nombres
propios que ha tenido la Asamblea de Extremadura como presidentes.

 

EL MAYOR LOGRO

 

“El 21 de
mayo de 1.983 los extremeños alcanzamos uno de nuestros mayores logros de
nuestra historia: la constitución del Parlamento extremeño. Es cuando Extremadura
alcanzó la plenitud de su identidad”. Estas palabras son del presidente del
Gobierno autonómico, José Antonio Monago, durante la celebración del 29º
aniversario de la constitución de la Cámara regional en 2012.

 

[Img #26082]Ese mismo día, el presidente de la Asamblea de Extremadura,
Fernando Manzano, resaltó que aún sigue viva la responsabilidad que iniciaron
los primeros diputados extremeños, y que no es otra que la construcción de
Extremadura, “una región capaz de desplegar todo su potencial creador, capaz de
alcanzar el desarrollo que se merece”.

 

“Como
presidente del Parlamento extremeño creo en la autonomía no sólo porque supone
una profundización en la democracia, sino porque acerca a los ciudadanos al
poder y a la administración, y viceversa”, añadió Manzano.

 

En
definitiva, todo lo que hoy conocemos no ha sido así siempre, sino que en estos
treinta años de recorrido han sido muchas las personas implicadas en la tarea y
esfuerzo de convertir a una Extremadura en blanco y negro en una región en
color, donde la nota predominante ha sido el diálogo y consenso, tanto en la
elaboración del Estatuto de Autonomía como en la constitución del Parlamento
extremeño.

Desde Digital
Extremadura (DEx) queremos agradecer al Archivo Documental del Parlamento de
Extremadura la cesión de todas las fotografías que aparecen en este reportaje
del 30º aniversario de la constitución de la Cámara autonómica.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.