El arte de Eusebio, el batería

Comparte en redes sociales

…Era todo un espectáculo verle escenificar las películas del Oeste , con voz, silbando , tocando la batería y vestido al uso. Afición que le venía cuando su padre estaba destinado de maestro en Zarza de Granadilla y posteriormente en Alcuéscar, donde el bueno de Eusebio proyectaba películas…

[Img #26439]

Cuando uno
entra en la oficina de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Cáceres, ubicadas
en el Parque del Príncipe, se topa , en un pequeño tablón de corcho, con dos
fotos de Eusebio ; una , tocando la batería , en sus años mozos, en una verbena
de Navalmoral, acompañado de una orquesta y dos chicas , al fondo, bailando un
agarrado; en otra aparece con sombrero mejicano, revolver en la cintura , con
carro de yugo de fondo y  dando cuenta
de  medio cochinillo, cuchifrito, con
motivo de la fiesta anual de los jardineros municipales en fechas navideñas; y
es que  Eusebio tenía una vinculación
especial con nosotros , ya que en el contrato que se firmaba , todo un
espectáculo,  lo único que nos  exigía era una tortilla de patatas, eso si
que tiene arte.

 

Eusebio
dominaba el Santoral como nadie ; bastaba decirle una fecha y de inmediato te
nombraba los santos del día y la vida de cada uno; todo  un memorión, como el cántabro José María
Pereda , solía decir . Pero, queridos lectores, donde verdaderamente destacaba
era como un gran cinéfilo. Vamos, que se conocía la música , títulos , actores
y chascarrillos de cientos y cientos de películas españolas y extranjeras. De
hecho era todo un espectáculo verle escenificar las películas del Oeste , con
voz, silbando , tocando la batería y vestido al uso.  Afición que le venía de cuando su padre estaba
destinado de maestro en Zarza de Granadilla y posteriormente en Alcuéscar,
donde el bueno de Eusebio proyectaba películas. Una de sus preferidas era La
Pródiga, con Amparito Rivelles y Rafael Durán. A las 11 de la mañana en la  en la Caja , frente a el Múltiple, a las 12 ,
con el Garrovillano, el que vende las cosas del campo a la puerta del Santander
, abajo, en el paseo de Cánovas y por la tarde la visita a la del Kiosco de
Antonio Hurtado, su amiga; eran sus caminos y sus andares. Una frase aquí , una
palabra allá , alegraba al personal por donde pasaba. Recuerdo una mañana que
al Garrovillano le dio “ un apretón “ y dejó al cargo del puesto a Eusebio, la
que lió fue buena , cobrar, cobrar que iba a cobrar , vamos que regaló medio
puesto : espárragos, criadillas y 
aceitunas guisadas,  a todo el que
por allí pasaba. Calles, calles se le ha puesto el nombre a muchos cacereños ,
los ciudadanos saben el nombre pero no los conocen; en el caso de Eusebio no
habría la menor duda , le conocen el 98% 
y además se lo merece, por una razón : a lo largo de muchos años nos ha
alegrado un poquito la vida y, además, 
con arte. Si no le ponen una calle, pues nada, ya plantaremos nosotros
un árbol, en su honor. Que descanses  en
paz Eusebio Martínez Núñez, el batería.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.