“PROCEDIMIENTOS ESPECIALES” DEL SES

Comparte en redes sociales

[Img #26961]

De una presunta transparencia a un
ocultismo impropio de quienes predican lo primero, que va camino de ser ley
hasta para la Casa Real, menos para las grandes fortunas que ni son
investigadas, sino amnistiadas; ni las bolsas de fraude, ni el trabajo
sumergido, ni el dinero en Suiza. Todo es meterse con los más débiles hasta
asfixiarles y echar por tierra derechos conquistados hace tiempo.


             El mal llamado copago -más bien repago-
farmacéutico, tras diez meses desde su entrada en vigor en julio de 2012, ha
tenido más sombras que luces, más mentiras que verdades, más ocultaciones que
revelaciones. Con todas las ruedas de prensa que han dado tanto el consejero de
Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón, como el director
gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Joaquín García, y su secretario
general, César Santos, y aquí nadie sabía nada. Ni los afectados, ni los
farmacéuticos, ni los médicos, ni siquiera los propios funcionarios de los
centros de salud, conocían hasta la fecha la documentación que se les requería
a los pensionistas para solicitar la devolución del exceso del copago.


            El único que ha hablado claro y alto
fue el secretario regional de Sanidad del PSOE, José María Vergeles, que el
pasado 1 de abril alertaba del cambio en las “reglas
de juego
” en el copago, si es que hasta la fecha hubieren existido.


            Nunca se dijo, hasta entonces, que
los tenedores de tarjetas electrónicas o mecanizadas a través del programa
JARA, tendrían que cumplimentar el Modelo de Solicitud de Prestación Sanitaria
y acompañar a su reclamación la fotocopia del DNI y el alta de terceros sellada
por el banco. Ni mucho menos que quienes 
tuvieren desde el 1 de julio las recetas manuales, por carecer aún de
aquella, hubieren de acompañar a su reclamación los siguientes documentos: fotocopia
del DNI, los originales del ticket o factura sellado por la farmacia
justificante del abono, las copias originales de las recetas manuales y el alta
de terceros sellada por el banco, además, claro, de la solicitud oficial. ¡Con
lo fácil que hubiera sido decirlo desde el principio! Pero es que no había
“reglas de juego”, porque las pusieron en marzo. La mejor
comprobación de lo que digo es que ni los farmacéuticos, ni los médicos, ni los
funcionarios del centro de salud lo han sabido hasta la fecha, y eso porque yo
mismo se lo he participado a raíz de la denuncia del doctor Vergeles. ¡Cómo lo
van a saber los pensionistas…! ¿Qué ha pretendido con ello el SES: quizá que
los pensionistas no se enterasen y no pudieren reclamar, porque hubieren tirado
a la basura las copias de las recetas o no hubieren solicitado las facturas
selladas por las farmacias? Una cosa es la trasparencia, y la verificación
documental que la Administración ha de exigir para poder pagar, y otra distinta
es el ocultismo, y la falta a la verdad con que se ha obrado en este asunto.


            Las mentiras han sido muchas:
“la devolución
por exceso
a los pensionistas será cada seis meses, en febrero y en
septiembre”. Luego, que
mes a mes
: en enero, lo de julio pasado; en febrero, lo de agosto. Mentira
ha sido también el anuncio de la implantación
del módulo informático
, por el cual los pensionistas no tendrían que
adelantar más dinero al comprar sus medicamentos una vez alcanzado el tope de
su aportación, según Hernández Carrón. Y los pensionistas siguen pagando y los
farmacéuticos, ni idea del tal sistema, ni de que hubieran de sellarte los
tickets… Quizá sea eso a lo que el SES llama “reintegros por
procedimientos especiales”, cuando se hubieren volatilizado las recetas
que los pensionistas no guardaren ni los tickets de las farmacias no
sellados…, y dinero al bolsillo, de la Administración, naturalmente, y a
presumir de que hemos cumplido con el déficit a costa de los pensionistas, de
los parados, de los funcionarios, de subir impuestos, y recortar las nóminas, y
los derechos por los que tanto luchó una generación se evaporen en menos de dos
años…, menos para la casta dirigente, que ganare bastante para tener seguros
privados y sueldos varios.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.