EDITORIAL JUNIO

Comparte en redes sociales

Van los días como flechas. Plena veda de larga travesía. Los espereros a lo suyo y algunos en cata del duende del bosque. Los demás, a verlas venir, como el que dice. En efecto, a verlas venir…a las tórtolas, que ya andan de crianzas y esos menesteres

. Orden de vedas, leyes de caza, reglamentos…unos contentos y otros
no tanto. El caso es que seguimos en lo de que hay que rascarse el bolsillo si
se quiere caza. Y los tiempos, los años, no están para florituras económicas,
que digamos. Desde arriba, qué. Nada. A recaudar se ha dicho. Tasas a tutiplén
y por doquier. No sabemos cómo, pero del asunto social tratamos de evadirnos
para encontrar cierto sosiego de espíritu. Y para ello,  nos asomamos al monte, a mirar el escenario
de nuestros sueños. Ya hay quien ha visto a madame perdiz con sus pollitos. El
año vegetal, de perlas; el tiempo,  frío;
hay retraso general, pero todo se andará. El cazador ilustrado, a los libros, o
a internet, que tiene de todo. El matarife, a su negocio, que será engañar al
incauto, mediante la caza, para seguir llenando su andorga. ¿Caza sembrada? A
ver si no. Aún quedan románticos que creen en un hombre libre, en campo
abierto, tras una pieza silvestre. Por desgracia, los menos. Epur…si muove.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.