Hasta luego, Carmen Heras

Comparte en redes sociales

…Con tal meditada y prevista decisión, Heras pasa a otro plano, el de desarrollar su valía, su savoir faire, su bagaje político e intelectual – ambos fuera de toda duda – en su partido y junto a Fernández Vara, que “ le obligó “ a presentarse a renovar como alcaldesa…

[Img #28128]Carmen Heras
Pablo ha abandonado  su cargo de concejala
en la bancada socialista del ayuntamiento de Cáceres pero  no ha sido ninguna sorpresa,  por ser parte de la crónica de una renuncia
anunciada por ella misma en más de una ocasión. No solo renuncia a su puesto de
responsabilidad en una oposición inexistente en el consistorio cacereño, siete
ediles y divididos entre ellos no representan fuerza alguna que les respalde y
avale como tal oposición, sino que abandona el trabajo, que no el interés, dentro
de la política local, la urbanita, la que se hace día a día, la más complicada
de las políticas, la que roza al ciudadano, ése que exige “ lo suyo”, con toda
la razón y derechos, porque quiere que su barrio, que su calle, que su casa,
que su familia tenga una vida lo más decente posible, en toda su amplia acepción,
con trabajo y progreso, ay, incluidos.


Heras, en
esta última y larga etapa,  ha estado cuatro
años en la oposición con el ex alcalde popular Saponi, con el que guarda una
excelente relación, cuatro años como regidora municipal, primera mujer que
accede a un cargo de tanto fuste en la ciudad cacerense y dos años como
concejala, el primero de portavoz socialista y el segundo, con mucha pena y
poca gloria,  hasta su lógica “huida
hacia adelante” pero como experta política que es, no sola ni abandonada,  sino en su vigente puesto de presidenta
regional del PSOE en Extremadura, apoyada y refrendada por el máximo
mandatario, el secretario general, Guillermo Fernández Vara.  


Con tal
meditada y prevista decisión, Heras pasa a otro plano, el de desarrollar su
valía, su savoir faire, su bagaje político e intelectual – ambos fuera de toda
duda – en su partido y junto a Fernández Vara,  que “ le obligó “  a presentarse a renovar como  alcaldesa, con una lista de ediles más o menos
consensuada pero al fin y al cabo impuesta, con una nefasta campaña electoral,  y con un resultado pésimo que recuerda  a 1995, nada menos. Un secretario general, ex –presidente
de Extremadura, que siempre ha tenido en cuenta  y respetado  a su compañera, considerándola de tal modo que
figura, repetimos, como presidenta del PSOE en la región, y a la que quiere dotar
de otro carácter y compromiso, obviamente de cara al futuro,  “ porque la vida y la política no se acaban”,
en palabras de la propia Heras en su despedida como concejala cacereña, y porque
a Fernández Vara de siempre le ha gustado estar rodeado de personas con
contrastada formación académica  y de
demostrada trayectoria política, con las obvias luces y sombras que suman todos
los políticos, en el caso de Heras, con más luz que grisura, porque se le podrán
poner defectos, los tiene y son obvios,  pero
en su bagaje político, amplio y variado, consiguió  sobre todo, y entre otros logros que en la
historia de Cáceres ya están, pasar el trago de gobernar una ciudad cuatro años
en unas condiciones y  en algunos tramos
de su mandato, tormentosas, no solo porque tuvo que lidiar con dos personajes
de acusada personalidad y variada peculiaridad como Felipe Vela y Santiago Pavón,
con los que pactó la dirección municipal de Cáceres,  sino con evidentes diferencias en el seno de
su grupo y de la propia agrupación local socialista, de la que ha sido
secretaria general, en unas condiciones  nada halagüeñas para ella y su entorno y con
una oposición, la del Partido Popular, que no dejó de incordiarla más que controlarla
y exigirla durante su gobierno, como es la obligación de toda oposición, que conste
y que no hay que poner en duda.


En las
últimas elecciones municipales se produjo  la incuestionable derrota de Carmen Heras y su
grupo, amén de “ sufrir” estos dos últimos años, con cambios en la estructura
interna de la agrupación local, donde se ha hecho con las riendas la FSP de la
UGT, que suma mucha, insistente y exigente militancia, con el sempiterno
sindicalista Vicente Valle, aupado a la secretaría general y la portavocía
municipal socialista, donde deambula como mejor puede hasta que acabe la actual
legislatura, entre otras cosas porque la mayoría absoluta del Partido Popular
todo lo puede y así será mientras el voto de los ciudadanos quiera y le
respalde.


A partir de
ahora, Carmen Heras comienza una nueva etapa política ¿ y van?, asentada en  su  madurez,
con su carrera  académica en la Universidad
de Extremadura en pleno ejercicio profesional pero además con el encargo de su
secretario general regional de ayudarle en tareas institucionales y de
participación en grupos de debate de acuerdo al resultante del último debate
del estado de la región,  ya que “ la
vida y la política no se acaban”. Y es que, como dice un destacado socialista en la región extremeña,  con una personalidad y un carácter
como los de Carmen Heras Pablo, que tiene como rémora su indefectible
vehemencia y como valor su incuestionable capacidad de trabajo sumado a su
experiencia, el PSOE no la puede dejar de escapar y menos en tiempos tan convulsos como los que esta formación política pasa  para volver a conseguir la confianza de los
ciudadanos. 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.