Digital Extremadura

INAUGURACIÓN DE OBRAS PÚBLICAS Y FIGURONEO POLÍTICO

Comparte en redes sociales

Leo en
las placas conmemorativas de la inauguración de obras públicas siempre la misma
cantinela: “Esta obra fue inaugurada por el Excmo. Sr. Presidente de… la
República (o el Rey), del Gobierno, de la Junta, de la Diputación, del Ayuntamiento
(o Câmara Municipal), etc.”.


Entonces
me vienen a la memoria los versos de Bertolt Brecht en su poema Preguntas de un obrero que lee:


¿Quién
construyó Tebas, la de las Siete Puertas?

En
los libros figuran sólo los nombres de reyes.

¿Acaso
arrastraron ellos bloques de piedra?

Más adelante:

Y
Babilonia, mil veces destruida, ¿quién la volvió a levantar otras tantas?

El
joven Alejandro conquistó la India. ¿Él sólo?

César
venció a los galos. ¿No llevaba siquiera a un cocinero?

 

O
finalmente:


Un
triunfo en cada página. ¿Quién preparaba los festines?

Un
gran hombre cada diez años. ¿Quién pagaba los gastos?

A tantas historias,
tantas preguntas.

 

[Img #29290]

¿Será
que los distintos presidentes, alcaldes y otros gerifaltes se las compusieron
solos para hacer semejantes obras o que las sufragaron con su propio dinero
generosamente? ¿Será -si no- que como los reyes de Tebas, como los de
Babilonia, como el joven Alejandro o tantos triunfadores, figuran en las
leyendas habiéndose olvidado de las multitudes que arrastraron las piedras,
levantaron paredes, cocinaron durante las agotadoras actuaciones, pagaron los
platos rotos sin figurar con nombres y apellidos?


¿No
habéis visto esas ridículas imágines del gerifalte ataviado con casco de obrero
echando una palada de tierra en el hueco abierto para los cimientos? ¿O
colocando un ladrillo, con paleta y torpeza, y sonriendo?


¿Quién
prepara los festines? ¿Quién paga los gastos? Sin duda alguna, ese pueblo anónimo
y sufrido que está detrás de tanto “papagayo de pirata” que se nos sube al
hombro y se engrandece en su necio protagonismo personal.


Sin
embargo, paseando por las orillas del río Umia, entre su espléndido verdor, sus
cascadas, sus remansos de paz, he visto una placa en mármol sobre granito que
me llama poderosamente la atención: Esta
senda fue inaugurada por los vecinos y vecinas de Vilanova, Cambados y
Ribadumia con la colaboración de la Junta de Galicia, Diputación de Pontevedra
y Concejos en el marco del Plan de Regeneración del río Umia
(traduzco al
castellano del original gallego), fechada el Día de la Constitución, a 6 de diciembre de 2011.


Por fin
algo acertado, sensato, justo, ajustado y necesario: reconocer el protagonismo
de los auténticos constructores, de los conquistadores, cocineros, pagadores de
la historia: el pueblo, la gente sencilla, vecinos y vecinas, a los que las
autoridades prestan amparo, apoyo, colaboración y no dan de codazos para salir
siempre reinando en las noticias, como si fueran señores de vasallos,
padrecitos y condescendientes protectores.


http://moisescayetanorosado.blogspot.com


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta