A estudio la financiación de los regadíos de Monterrubio de la Serena y de Tierra de Barros

Comparte en redes sociales

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía continúa trabajando para que los nuevos regadíos de Monterrubio de la Serena y de Tierra de Barros lleguen a ser una realidad.

[Img #29522]Así lo ha
explicado el director general de Desarrollo Rural, José Luis Gil Soto, quien ha
recordado que ambos proyectos tienen en común que son de iniciativa privada, si
bien no parece que la rentabilidad económica sea la misma en ambos casos.


El director general ha detallado que
en el caso de Monterrubio la elevación del agua es de más de 300 metros,
mientras que, por ejemplo, en Villalba de los Barros sería de unos 40, y esto
encarece muchísimo los costes energéticos para Monterrubio.


Aun así, José Luis Gil Soto ha
dejado claro que la Consejería de Agricultura ve en los regadíos de Monterrubio
una “revolución social” para esa zona, y que por eso la Consejería sigue
luchando por los regadíos de Monterrubio y sigue pidiendo al Gobierno central
que contribuya con el 50 por ciento del importe que se necesita para la obra,
que costaría en total unos 72 millones de euros.


El caso de Tierra de Barros es
diferente. Con dos zonas diferenciadas según de dónde se tome el agua (embalse
de Alange o embalse de Villalba), el regadío tendría unos costes de explotación
mucho más bajos, lo que haría el regadío más rentable, aunque socialmente es
menos necesario que en Monterrubio.


Gil Soto, que ha visitado las
instalaciones de la Cooperativa Montevirgen para comprobar cómo van las labores
de reparación tras un grave accidente que sufrió la sede de la única
cooperativa de Villalba, ha expuesto ante los socios de la entidad cómo se
están desarrollando los trabajos encaminados a poner en regadío unas 15.000
hectáreas en Tierra de Barros.


El director general ha incidido en
que está concluida la primera fase, en la que se ha “dibujado sobre el
parcelario las parcelas cuyos propietarios han manifestado que quieren
regar”. Esta fase ha arrojado un total de unas 24.000 hectáreas, que suponen
una zona “lo suficientemente homogénea como para poder definir ahora cuál
será la zona regable”, ha afirmado Gil Soto, quien ha dicho, además, que
“las tierras que se van a regar, dentro de esas 24.000 hectáreas, serán
aquellas cuyos costes de explotación futuros sean más bajos”. Es decir,
que se regarán las hectáreas económicamente más rentables, por el bien de los
agricultores actuales y las generaciones futuras.


El director general de Desarrollo
Rural ha hablado de costes, si bien ha aclarado que es prematuro determinar qué
coste va a tener el regadío de Tierra de Barros sin que se haya delimitado aún
la zona regable.


No obstante, baraja una cifra
próxima a los 8.500 euros por hectárea en lo que se refiere al importe de la
obra (que tendría que ser financiada al 50 por ciento por los regantes y por la
Administración), y unos costes de explotación de unos 200 – 230 euros por
hectárea.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.