INVESTIGADORES FUERA, POLÍTICOS DE PASEO

Comparte en redes sociales

 Resulta
decepcionante que, mientras nuestros investigadores hacen las maletas para
emprender viaje a Estados Unidos u otros países que les den la oportunidad de
trabajar que no hubieren en el suyo, que les formare, el presidente del
Gobierno, Mariano Rajoy, se permita dar un paseo, acompañado por toda su
guardia pretoriana gallega, para poner fin ante los españoles a su cortas
vacaciones de verano. El paseo discurre por una ruta fluvial en Ribadumia. Los
periodistas le siguen a dos minutos de distancia, vigilados por un miembro del
equipo de seguridad y, naturalmente, no pueden hacer preguntas, aunque los
medios gráficos sí pudieron tomar imágenes
de la comitiva, que es de lo que
se trataba. Y es que el presidente se incorpora hoy lunes 26 a la actividad
oficial. Nos recuerda este paseo las fotos del Generalísimo Franco en el Pazo
de Meirás y pescando desde el Azor porque, también como hoy, de declaraciones,
de lo que nos ocupa y preocupa, nada de nada. Ya empezará el curso político…


            Mientras aquí nos distraemos con el
inicio de la Liga y el comienzo de la Vuelta, que el jueves 29 y el viernes 30,
vuelve a Extremadura, esperando el Europeo de Baloncesto, que se desarrollará
entre el 4 y el 22 de septiembre en Eslovenia…, subyacen en silencio mil y
una preocupaciones a las que nadie parece dar respuesta. No salimos de una y
entramos en otra. A un mes ya del accidente ferroviario de Santiago, entra de
nuevo Gibraltar en escena –la espina siempre clavada en el zapato de España–,
asunto al que la diplomacia y la política españolas no han sabido dar la
respuesta adecuada, para provecho propio y detrimento del pan de nuestros pescadores
y del comercio de La Línea. Sólo la Guardia Civil parece ser el único Cuerpo
que, cumpliendo órdenes, sabe hacer cumplir la ley, que otros parecieren
ignorar.


            A los españoles les preocupa el paro
galopante, la sanidad y la educación que nos esquilman; la corrupción política
que hacer perder la fe en los políticos como vehículo para solucionar los
problemas que nos afligen: los derechos perdidos, los impuestos y tasas de todo
orden que impiden el ejercicio de esos derechos constitucionalmente
reconocidos, pero no protegidos y amparados por el Gobierno; los niños que han
de ir al colegio en verano para poder comer; los mayores que, cada día en mayor
número, acuden a los comedores de caridad para poder subsistir; los estudiantes
que disminuyen porque no pueden pagarse ni la matrícula y ya no tienen beca ni
aun obteniendo sobresaliente; los mayores abandonados, y la juventud española
en silencio, haciendo la maleta para irse a buscar la vida fuera… Y el
Gobierno calla, como si pareciere otorgar ante una situación que nos retrotrae
a tiempos que creíamos olvidados.


            Indigna la carta sin respuesta de
Amaya Moro-Martín, investigadora del CSIC y promotora de la Plataforma Investigación
Digna, al presidente Rajoy, publicada en “El País” el pasado día 19,
cuando se encontraba haciendo las maletas para irse a trabajar a la NASA, en la
que le decía: Sepa usted que “cuando emigre próximamente, la ciencia que
haga ya no será española, ni será gracias a España; seguiré
haciendo ciencia a pesar de España
“.  Nos indigna que Leticia Díaz Beltrán, que
llevaba más de un año y medio trabajando gratis
en la Universidad de Jaén,
haya tenido que emigrar también a la Harward Medical School, que le ha ofrecido
un contrato de un año, que le permitirá concluir su tesis doctoral, y que
clame, como tantos investigadores, que “es frustrante que el Estado gaste
dinero en nuestra formación para que sean otros países los que recojan los
frutos”.


            Ya Amaya Moro había advertido en
marzo pasado que el
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha perdido 1.208 puestos
de investigación en los últimos quince meses
, y el Gobierno ofreciéndoles
cursos de crupier para que no emigren.


            A qué seguir… Mientras predican la
excelencia de la innovación y de la investigación para avanzar en el desarrollo
de un país, una generación llamada a ser el presente y el futuro de aquella en
España, tiene que dejar el suyo, ante las escasas perspectivas existentes,  y marcharse a otros que les ofrecen trabajo,
consideración y buena remuneración. No hablamos ya de los simples licenciados,
que ningún futuro tienen, sino de los investigadores a quienes les cortan la financiación
para sus proyectos y las alas de realizar aquí una investigación que le sea de
utilidad a su país.


            ¿A qué venir, pues, a hacerse el
último posado de sus cortas vacaciones, porque hoy lunes nos incorporamos al
despacho para seguir trabajando por España…?, mientras los investigadores y
los licenciados huyen fuera, la lista de parados no mengua, y los políticos de
paseo, sin admitir preguntas… Hay muchas preguntas por responder, porque la
lista de los parados se alarga y la de los investigadores se acorta. Y,
mientras, los políticos de vacaciones y de paseo, viendo pasar a los ciclistas…
¡Qué país, qué tropa…!


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.