UN ESPECTACULAR Y UTÓPICO Tomás Moro PARA UN MENGUADO GRAN TEATRO CACEREÑO

Comparte en redes sociales

Gustó la moderna y respetuosa versión a cargo de I. Gª May del shakespeariano e isabelino drama que la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja) trajo a Cáceres, desde donde harán una gira que irá desde Madrid hasta Colombia; pero el escaso público apenas se rio con las desenfadas ironías y parodias, como la del teatro dentro del teatro y otras muy humorísticas; aunque sí se emocionó con la formidable historia de un polifacético Tomás Moro, que escaló importantes puestos, que pone equilibradamente al servicio del pueblo, de su fe católica y de la sensata verdad, aun a costa de ser decapitado: estuvo en todo momento excelentemente interpretado por Jose Luis Patiño.

  El otro personaje que juntos soportan el peso
de la obra y que es clave en la moderna versión es el historiador inglés,
genialmente llevado por Richard Collins, que supo presentar con enorme
naturalidad, enlazar y comentar escenas e incluso interpretar otros episódicos
papeles como el de fotógrafo oficial o de agitador social con megáfono, que
fueron simpáticos y anacrónicos guiños al público. Destacaba su gran proyección
de voz y su omnipresente saber estar en escena con su impecable traje moderno,
que contrastaba con los
  atuendos
renacentistas del resto del elenco,
  que
encarnaban diversos papeles plebeyos o cortesanos, los cuales cuidaban
grandemente su dinámica expresión corporal
 
y oral. Hubo un momento en que la plebe revolucionada por
reivindicaciones sociales del 1 de mayo, invadieron el patio de butacas y
fueron sabiamente calmados por el protagonista, el cual les lanzó un utópico y
equilibrado discurso de simultanear el respeto a Dios, al monarca y al orden
social. La mayor parte de los actores supieron desdoblarse al variado cambio de
papeles que les tocó interpretar con gran soltura y dinamismo destacando Manu
Hernández en sus papeles de Erasmo y el fiscal.

             La estructura circular de la obra se resaltó
acabando escénicamente donde comenzó, o sea en su lóbrega celda de la Torre de
Londres, donde fue ejecutado; pero que con unos ligeros cambios de atrezzo,
unos muy movibles taburetes,  y distintas
proyecciones sobre el ciclorama y con los pertinentes cambios de vestuario.
Todo ello permitió al buen equipo que dirigió la inglesa Tamzin Townsend  revivir los momentos biográficos más
relevantes de este santo mártir, jurista, filósofo y teólogo que fue Sto. Tomás
Moro, en un colosal flashback.

 El
reducido público supo apreciar esta sabia modernización del cuasi desconocido
drama del genial W. Shakespeare y su cuadriga isabelina y disfrutar con la
jugosa interpretación y ágil montaje, con el que así ratificó el merecido éxito
de su estreno teatral en el Festival de Almagro de este verano.

            


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.