MONAGO, EL DIVINO IMPACIENTE

Comparte en redes sociales

 “El
divino impaciente” es una obra de teatro en verso escrita por José María
Pemán y estrenada en 1933, que el autor escribió como respuesta a la disolución
legal de la Compañía de Jesús y al laicismo que trataba de instaurar la II
República que, en pleno auge del nacionalcatolicimo, se representaba en La 2 de
TVE en un famoso programa dedicado al teatro, “Estudio 1”, iniciado
en 1965, y que fraguaron en la década de los 60 y 70 los años dorados del teatro
televisivo,
que ya pasaron a la historia.


[Img #31686]

            

Pues bien, observando la realidad
circundante, no parece sino que el duce
de Extremadura (que entonces no había visto la luz de este mundo, pues llegó a
ella el 10 de enero de 1966) quisiera reconvertirse en “El divino
impaciente” de su heredad, compartida con IU, por la gracia de Dios, para
convertir en dogma de fe sus propósitos de caballero andante que, cual Don
Quijote, libra sus batallas contra los molinos de viento, “desaforados
gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas” y,
a pesar de las advertencias de su escudero de que no fueren gigantes, sino
molinos de viento, “y lo que en ellos parecen brazos, son las astas que,
volteadas al viento, hacen andar las piedras del molino” (capítulo VIII de
la primera parte) sigue obstinado en “esto de las aventuras” y
reprende a su escudero diciéndole: “Quítate de ahí, y ponte en oración en
el espacio, que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla”
(Íb.).


            El presidente de la Junta de
Extremadura declaraba el pasado día 4, al anunciar la ley de limitación de
mandatos presidenciales, que “el
proyecto de ley se aprobará este mismo martes (por el día 5) con el aval del
Consejo Consultivo y del Consejo Social (CES)”,
una mentira más que
añadir al “desnudo integral
pretendido con el Estatuto de Altos Cargos aprobado por el Consejo de Gobierno,
y que Monago cumplió tarde y mal el pasado día 6, tras publicar en el Boletín
Oficial de la Asamblea de Extremadura (BOAE) su  declaración de bienes de 2011, algo que
no convence al jefe de la oposición, Fernández Vara, a quien le gustaría que la
obligación de publicar las declaraciones de la renta fuera retroactiva
en cinco años.

            Sin embargo, el día 7 nos enteramos
que el anunciado “aval del Consejo Consultivo y del Consejo Social”
no es tal, ya que el primero entiende que “la
limitación de los mandatos de los presidentes de la Junta a ocho años
consecutivos debe ser regulada por una ley orgánica (el Estatuto de Autonomía)
y no por una ley ordinaria, como es el estatuto de los cargos públicos

y “de
manera parecida opina el Consejo Económico y Social
“.


            “Gana más el que aprende
perdiendo que el ganador que no sabe nada” y, para no dar su brazo a
torcer, Monago, el transparente, el llamado “político
de los tres sueldos”
,  sale al
quite del revés que no viere en su terreno y, por boca de su consejero de
Administración Pública, que comparte con él las batallas de Don Quijote,
asegura que “no
es oportuno jurídicamente ni se tiene tiempo para plantear una reforma del
Estatuto de Autonomía de Extremadura para limitar el mandato del presidente de
la región a ocho años
“, como sugiere el Consejo Consultivo y, como se
considera su dictamen no vinculante, no hace falta solicitar el “ojo de
halcón” para verificar si la pelota ha entrado en la pista legal o se ha ido
fuera de ella, por lo que el Estatuto de Altos Cargos “seguirá
su trámite parlamentario
“.


            “La derrota tiene una dignidad
que la victoria no conoce”, asegura Borges, y el presidente Kennedy adaptó
la máxima de Tácito, al afirmar que “la derrota es huérfana, mientras que
a la victoria se le conocen cien padres”. Como Monago quien, no conociendo
la mayoría absoluta, asume el gobierno desde la soberbia de quien se
considerare un “primus inter pares”, como el César que nunca fuere,
porque ni siquiera estuviere censado y residiere en la capital de la antigua
Lusitania, capital hoy de Extremadura, que le viniere chica al lado de su
Badajoz expansivo, como sus Presupuestos, que librarán a los extremeños de la
esclavitud de la crisis y del voraz capitalismo.


 

           

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.