… Y VARA SE APUNTA A LAS PRIMARIAS

Comparte en redes sociales

[Img #31745]Al
hacer ayer balance de la Conferencia Política del PSOE, el ex presidente de la
Junta de Extremadura y actual presidente del Grupo Parlamentario Socialista,
Guillermo Fernández Vara, ha sido el primero en dar el paso adelante para
apuntarse a las elecciones
primarias
para elegir al candidato socialista en Extremadura
, posibilidad abierta
también en las comunidades autónomas, si así lo decidían sus órganos de
dirección.


            Vara no solo se ha apuntado –y ha
dado el primer paso– a las dos decisiones más relevantes que pueda tomar un
partido: la definición de su proyecto político y la elección de su candidato o
candidata a la presidencia del Gobierno de España mediante primarias abiertas,
“el único partido en España que tiene el coraje de dar un paso de tan gran
calado”, según el documento
de conclusiones
de la Conferencia Política.         


            Y aunque algunos en el PP se hayan
vanagloriado de que, mientras ellos han estado hablando de “las reformas
necesarias
para sacar España adelante”, reprochan al PSOE que se hayan
enfrentado a “problemas territoriales, de proyecto político y de
liderazgo”, es conveniente recordar que el paso dado por los socialistas
es de tal calado que no se atrevería a hacerlo nunca el PP pues, como es bien
sabido, el actual presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, fue elegido
a dedo por Aznar candidato a la Presidencia en 2003. Es, pues, conveniente y
saludable que nadie mencione la horca en casa del ahorcado y de que cada uno
conforme su proyecto político como sus delegados deseen, que ya dirán después
los electores lo que hubieren de decir.


            Y es el caso que, tanto los de uno
como los de otros, se han manifestado totalmente en contra de esa falta de
democracia interna en los partidos, que eligen a sus candidatos a dedo, en la
que mandan los grupitos de presión, y nunca los militantes, que terminan siendo
meros comparsas no invitados más que a los mítines y a las mesas electorales
como interventores. No es esa la democracia que la Constitución pide a los
partidos políticos según el artículo 6: “Los partidos políticos expresan
el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad
popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su
creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la
Constitución y la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser
democráticos.” Teóricamente lo fueren; pero, en la práctica, dejan mucho
que desear, al imperar por encima de la voluntad democrática de sus miembros,
la libre voluntad del aparato que elige las listas y las ejecutivas a su modo y
manera, así como un jefe que se va, elige a dedo a su sucesor. Y luego
recuerdan al Generalísimo, cuando ellos son los mismos con distintos
collares…


            La Conferencia Política del PSOE ha
dado, en este sentido, un salto cualitativo que obliga a todos sus miembros y
simpatizantes, al ampliar y fijar el rol de tres figuras: la del militante, que
sale reforzada por el mayor papel que se da a las agrupaciones; la del afiliado
directo, que colaborará con el partido de forma directa, aunque no hubiere la
obligación de pertenecer a ninguna; y el simpatizante, que colabora y participa
en los procesos de primarias. Si este abanico no fuera suficiente para
democratizar la participación política de los ciudadanos, la desafección hacia
la política y los partidos rodarían por los suelos, como las cabezas cortadas
por ellos mismos con tanta frialdad como carencia de ética y de democracia que dicen
profesar. “El
debate debe ser de los afiliados, no de los dirigentes
“, como bien
confesaba Vara hace dos años, anticipándose a esta nueva realidad escrita y
aprobada por la Conferencia.


            Es preciso acabar con clanes y
aparatos que desdibujan la ilusión de quienes, honesta y honradamente, desean
servir los intereses públicos mediante el ejercicio político. La designación a
dedo, los clanes, los grupitos que hacen de la política su profesión y no
servicio al pueblo, pueden acabar con el sistema mismo. Aquella pintada de la
transición: “Españoles,
no se os puede dejar solos
” simbolizaba, a la par, un descontento
frente a los deseos de unos de “ir más deprisa” y los de otros por
haber perdido lo que todos ganamos.


            No solo hay “meter
la cuchara
” en las listas, como dijo el portavoz de la ejecutiva
regional socialista al presentar las listas del candidato Vara por las dos
circunscripciones provinciales extremeñas; ni siquiera aquello de crear los perfiles
para después poner el nombre, que estuvieren escritos de antemano en el cuaderno
rojo porque, como él bien dijo, “Zapatero no fue elegido por su perfil,
sino por su discurso”; ni aquello de nombrar a dedo a los presidentes de
las cajas; o de colocar en las listas, junto a algún que otro licenciado en
leyes, a mequetrefes de sindicatos, auxiliares administrativos, agricultores y desahuciados
de otros menesteres, que nunca realizaren… Así no se llegará nunca al “ámbito
ciudadano de decisión”, que es el único que encarna la soberanía nacional
(artículo 1.2 de la Constitución).


            Vara es –y sigue siendo– el mirlo
blanco de Extremadura, no el verso perdido que busca titulares por doquier. Su
santidad, que se le reconoce, sobrevuela la tierra; pero es preciso elevarla a
la gloria de los altares en mayo de 2015, entonces, cuando las directrices de
la Conferencia Política sean un programa de facto que le otorgue la confianza
de las ilusiones y los votos perdidos para nada.


            Mientras tanto, que el PP se meta en sus cuarteles, que
nadie le canta a ellos lo que a bien les dé la gana hacer, como que Rajoy
encargue a Arriola la
elección del líder del PP en Andalucía
(bien cerca la tiene en Fuengirola);
o que el presidente de la Diputación de Cáceres, con veinte años en política
por la gracia de su colega de Facultad, tenga que ser concejal electo a los 44
años para ser presidente de la misma, y nadie se da por enterado…; o que sus
alcaldes, y a la vez senadores, se apoltronen en Madrid, descuidando sus
deberes en casa, como los de Cáceres, Trujillo o Coria, y antes Badajoz…, y
nadie dice ni pío,  una incompatibilidad
ética que afecta a todos, y que los dos principales partidos deberían echar por
tierra en el Congreso, en lugar de tirarse los trastos a la cabeza… y perder
el tiempo en cantares que a nadie llegaren. 



Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.