EL SILENCIO DE LAS PALABRAS

Comparte en redes sociales

[Img #31768]


Una vez leí en un libro de Mario Benedetti que hay pocas cosas tan
ensordecedoras como el silencio,
  y es
que a veces sucede que las palabras que no se dicen, que callan dentro son como
un estilete que hieren de muerte para oídos que esperan una respuesta.

 

Así es como le recuerdo, invadiéndome una sensación instintiva de
indiferencia, pero la memoria siempre nostálgica impregna en mi retina imágenes
de gratos momentos vividos, que sirven para exhibir en mi rostro una sonrisa comedida
y de esta forma poder compensar en la balanza de las percepciones ese apego ya
algo oxidado.

 

Gran corazón que palpita sin sentido, en lucha constante por encontrar
el rumbo, locuaz de frases vanas, esclavo de su silencio, de no poder expresar,
de no saber encontrar el camino de migas de pan que abra su caja fuerte donde
agonizan los sentimientos que buscan convertirse en palabras.

 

Hay momentos en la vida que es complejo encontrar las palabras idóneas
hacia los demás, palabras que expresen las emociones que circundan el alma y te
hacen sentirte vivo, decir te quiero, lo siento, te necesito, ayúdame o
simplemente gracias por estar cerca.

 

Cuando las palabras enmudecen y la boca se llena de silencio, un
suspiro quebranta los cimientos de tu vida, en ocasiones somos victimas del
miedo, de nuestros complejos e inseguridades, descubriendo el refugio perfecto
para argumentar la causa de nuestro silencio.

 

De que sirve tener oídos para los demás, si el silencio es tu peor
enemigo.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.