DEFENDER ESPAÑA, DEFENDER LA CONSTITUCIÓN

Comparte en redes sociales

Treinta y cinco años de libertad, de democracia, de
derechos, de reconocimiento gracias a un día de diciembre, donde el conjunto de
la ciudadanía española de aquel tiempo quiso ponerse de acuerdo por el bien de
todos y todas, después de tantos años sin poder hacerlo.


En todo este tiempo, hemos alcanzado cotas de
prosperidad, igualdad, legitimidad social y política dentro y fuera de nuestras
fronteras que hoy más que nunca se hace imprescindible recordar.


Estamos en un tiempo de cambios estructurales muy
profundos, donde la voluntad de unos pocos está pudiendo a la de la mayoría
social que representamos el conjunto de la ciudadanía de España.


Clamo en estas líneas por una España más abierta,
libre y plural donde se respeten pacíficamente todas aquellas ideas,
alternativas y propuestas que nazcan de la firme voluntad de los hombres y
mujeres de nuestro país.


Pido enérgicamente que se nos deje opinar libremente
y que los medios de comunicación, puedan ejercer su trabajo con total libertad
e independencia y hagamos de una vez posible la pluralidad informativa que
necesitamos para encontrar esa verdad que se hace hoy más que nunca,
trascendental y necesaria y no una comunicación que se ponga al servicio de
grupos empresariales que sigan el dictado de los mercados financieros.


Tenemos derecho a ser felices, a sentirnos parte de
este proyecto común que nació con la esperanza de dejar atrás heridas que
resquebrajaron nuestro territorio y sobre todo, millones de vidas humanas
justas que se fueron con la esperanza de ver cumplido el sueño de una España
mejor, más moderna y más justa.


Es tiempo de reivindicar más y mejor Educación
Pública y para todos, que no segregue, que no se someta a la voluntad de una
sola persona sino a la de toda la comunidad educativa. Es el momento de pedir
que haya un trato igualitario para nuestros jóvenes y no un trato que segregue
según el sexo o la capacidad de renta que tengan las familias haciendo posible
un acceso universal a ella, mediante el uso de las becas pues la Educación es
garantía de futuro que se hace en nuestro inmediato presente. Desde aquí,
además quiero acordarme de tantos y tantos profesionales de la Educación que
ahora por culpa de la crisis, no están en el lugar que les corresponde: las
aulas.


Es tiempo de volver por la senda de una Sanidad de
calidad, que trate a todos y todas por igual. Tenemos que recuperar el modelo
donde se nos atendía a todos y todas en la mayor brevedad posible y no cargar
de trabajo de manera excesiva a nuestros profesionales que tenemos en la
Sanidad que es una de las mejores del mundo, además.


Es necesario hacer ver a los bancos que el dinero no
lo es todo en la vida, pues su codicia y avaricia no pueden quitar a nadie su
legítimo derecho a tener una vivienda digna.


Tampoco podemos olvidar a los millones de españoles
a los que se les priva el derecho a poder tener un trabajo y salario dignos
pues ellos son ante todo, seres humanos que merecen vivir con la mayor
normalidad posible para poder llevar a cabo un justo modelo de vida sin tener
que acabar con nuestro modelo de Estado del Bienestar pues acabar con él,
implicaría acabar con miles de trabajo que dependen de nuestro tiempo libre
encaminado a ocuparlo para nuestro ocio y disfrute.


No quiero olvidarme en estos días, de la necesaria
unidad territorial de todas las sensibilidades de España y es que sólo la suma
de voluntades de todos, hará que tengamos un Estado vertebrado bajo un modelo
que vaya más allá de lo que hoy nos dicta la propia Constitución, pues nada
somos estando separados y sí mucho si estamos juntos en paz, armonía y
equilibrio tan necesarios hoy día. Por ello, pido un acuerdo entre todas las
formaciones políticas, de cara a tener un modelo autonómico comprensivo y no
regresivo que nos lleve a caminos equivocados, que rompan aquello que
construimos en ese día seis de diciembre del año mil novecientos setenta y
ocho.


Pido ante todo sensatez, cordura, pactos necesarios
para que desde los más jóvenes hasta los más mayores podamos sentirnos
orgullosos de nuestro país.


Pido que se revisen todas aquellas leyes que puedan
ser injustas de cara a la ciudadanía pues éstas deben ponerse al servicio de
ésta y no contra sus intereses.


A su vez, estoy plenamente convencido de la
necesidad de cambiar nuestro sistema representativo y democrático hacia una ley
electoral equitativa donde el voto de un ciudadano, valga lo mismo viva donde
viva así como un sistema que permita votar a aquellas personas que creamos más
válidas para la obtención de un cargo que emane siempre de la soberanía
ciudadana, tal y como marca nuestra Carta Magna.


Pido por último, unidad de todos los españoles, una
salida a la calle sin miedo ni ataduras de ningún tipo pues bastante nos están
dañando moralmente en estos momentos como para no poder decir lo que nosotros
pensemos, tal y como dicta nuestra Ley de leyes.


 Españoles y españolas, defendamos todos juntos sin
premura y hoy más que nunca España y nuestra Constitución y para eso, pongamos
toda nuestra voluntad en el empeño de tener una España mejor, tengamos la
ideología que tengamos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.