EL CICLO DE LA VIDA

Comparte en redes sociales


020120141287.jpg

El invierno de la vida transcurre a veces en blanco y negro.
Atrás quedaron los días de esplendor  en
que viniste a hacer tu nido en mi rama más alta cuando un estallido de flores
cubría mi copa de color pastel.

 Mis hojas, más tarde,
 protegieron a tus polluelos ocultándoles
de acechantes predadores  y fueron como
brisa fresca agitándose los días del caluroso verano. Ellos fueron creciendo y
madurando a la vez que mis frutos . Pero una vez más llegó el otoño, comenzaron
a amarillear las hojas y fueron cayendo sigilosamente formando una tupida
alfombra alrededor de mi tronco.  Llegaron las lluvias, el frío y los vientos
huracanados se llevaron consigo las últimas hojas dejando mis ramas
completamente desnudas, con la sola compañía de tu nido que, aunque ya maltrecho,
se mantiene aferrado a la rama formando parte del mismo paisaje invernal.

Cuando en mis días aciagos y mis noches oscuras la tristeza
me embarga,  miro tu nido solo y frío y un
atisbo de esperanza  intenta asomar de
nuevo cuando siento la savia que fluye por mis ramas que  ansía la
llegada de una nueva primavera.  Antes llegará la poda para llevarse lo
viejo y  que nazca lo nuevo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.