La Copa puede esperar

Comparte en redes sociales

No se cumplieron ninguna de las premisas que debían concretarse para que el Extremadura Arroyo pudiese clasificarse para disputar la Copa de la Reina, ni perdió ninguno de los dos equipos que le antecedían en la tabla clasificatoria, Feel Volley Alcobendas y Valeriano Allés Menorca, y ni tan siquiera fue capaz de ganar su partido ante el Jumper Aguere, ante el que cayó por 1-3 (30-28, 21-25, 22-25 y 16-25), por lo que la competición copera deberá esperar a una mejor ocasión.

El
equipo extremeño jugó sin duda su peor partido de toda la temporada en casa,
tal vez notó en exceso el parón navideño, y a excepción de Alba Sánchez, Flavia
Lima y Yohana Rodríguez, el resto del equipo tuvo un rendimiento por debajo de
lo que en él es normal, con un capítulo aparte para el saque, faceta del juego
en el que las cacereñas fallaron la friolera de 15.

 

Por
su parte, el equipo canario que dirige Ambrosio González fue de menos a más,
sobre todo en defensa e segunda línea, aspecto del juego en el que evidenciaron
un trabajo encomiable, sobre el que se fraguó gran parte de su victoria final.

 

Lideradas
por una inconmensurable Natalia Kvasnytsia y Arkia El-Ammari, el cuadro
tinerfeño demostró sobre la cancha de Arroyo de la Luz que si sigue su
progresión, en la segunda vuelta está llamado a romper con la mediocre racha de
resultados cosechados en la primera vuelta.

 

Tras
el 2-1 inicial, fue el Junper Aguere el equipo que pasó a llevar la iniciativa
en el marcador (6-8, 13-16), merced al trabajo en ataque por zona ‘4’ de
Kvasnystia.

 

 [Img #33189]

 

Sin
embargo, la formación extremeña, de la mano de una incombustible Sánchez le dio
la vuelta al marcador (17-16), y tras sucesivos empates a 24, 25, 26, 26 y 28,
finalmente pudo apuntarse el set por un ajustadísimo 30-28.

 

En
el segundo set de nuevo la escuadra canaria cogió rápidamente una clara
diferencia en el electrónico que fue aumentando paulatinamente (3-6, 6-10) hasta
llegar a una máxima renta de 6 puntos (10-16).

 

El
técnico local, Adolfo Gómez decidió dar la dirección de juego a María
Larrakoetxea en lugar de Beatrix Meléndez-Pál, y aunque las locales llegaron a
recortar su desventaja a solo dos puntos (19-21), no pudieron evitar el 21-25
con que acabó el parcial, después de cometer de seis fallos de saque.

 

La
tercera manga resultó muy disputada, con continuadas igualadas en el marcador
(5-5, 11-11, 15-15, 19-19, 22-22, hasta que varios desaciertos de las extremeñas,
unidos a la buena actuación de la colocadora visitante, Alicia Fernández,
propició la victoria foránea por 22-25.

 

En
el cuarto y a la postre definitivo set, el Extremadura Arroyo entró en barrena,
y el Jumper Aguere fue poco a poco aumentando su breca en el electrónico
(12-17, 13-19), hasta llegar a los nueve puntos con que rubricó su triunfo
(16-25).

 

A
pesar del desencanto final por la derrota, la afición arroyana tributó una
sonora ovación a los dos equipos, derrota que no empaña en absoluto la meritoria
primera vuelta firmada.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.