PERPLEJIDAD Y DESAZON

Comparte en redes sociales

Es
lo que han producido las declaraciones del Nuncio de Su Santidad en España, perplejidad
y desazón, todo ello dentro del más absoluto de los respetos
a la Jerarquía
de la Iglesia, y sin entrar en los asuntos que son de su exclusiva competencia..

   Así se ha
expresado la Asociación  “GUADALUPEX”,
que manifiesta
su
perplejidad y desazón por las declaraciones del nuncio apostólico del Papa en
España, Renzo Fratini, en su reciente visita a la archidiócesis de
Mérida-Badajoz los pasados días 7 y 8 de enero. “Tales declaraciones nos
parecen  impropias de la diplomacia vaticana y hasta improcedentes en una
situación de cambio como la que vive en estos momentos la Iglesia Católica. La
actitud del señor nuncio sólo se comprende si responde a la improvisación o si
toda su información sobre el caso procede de quienes hasta el momento vienen
haciendo oídos sordos  a la demanda de la mayoría del pueblo
extremeño,  de sus instituciones y de GUADALUPEX.”,

.

   La Asociación Guadalupex, tiene como
principio y propósito  colaborar, de
forma responsable y respetuosa con la jerarquía eclesiástica, y en especial con
los obispos extremeños para facilitar la adopción de las decisiones
oportunas,  que favorezcan el hecho muy sentido por la mayoría de los
ciudadanos extremeños para que el Monasterio de Guadalupe pase a la responsabilidad
eclesiástica de Extremadura,.

 

  El nuncio ha declarado a los medios de comunicación que
la reivindicación para que el Monasterio de Guadalupe, sede de la Patrona de
Extremadura, y los treinta y un pueblos extremeños que actualmente pertenecen a
la diócesis de Toledo se integren en la provincia eclesiástica de Extremadura
no es, en su opinión, un tema capital porque “hay que subrayar lo que nos une.
Todos somos parte de la Iglesia, y todos de España… y no importa tanto si una
parte de la diócesis o de España se encuentran en un sitio u otro”.

 

   Estoy convencido que el Sr. Nuncio no
olvida  que lo que une a los extremeños
es de manera especial la Virgen de Guadalupe como Patrona de Extremadura. y que
es Guadalupe un principal signo de identidad “que refuerza y une como pueblo a
los extremeños, en palabras de la Asamblea de Extremadura en su declaración
institucional de 18 de febrero de 2010.
manifestando su expreso apoyo a que Guadalupe dependa
de una jurisdicción eclesiástica con sede en el territorio extremeño

 

   La Virgen de
Guadalupe, patrona de Extremadura, con reconocimiento oficial por parte del
Papa San Pío X el 28 de abril de 1908, 
desde la aparición de la imagen en 1284, es el “símbolo identitario
 que nos refuerza y nos une como pueblo”,
tal y como reconoció la Asamblea de Extremadura en la sesión anteriormente
citada.

 

    . El
anacronismo vigente de la no pertenencia administrativa del monasterio de
Guadalupe a la provincia eclesiástica de Extremadura, resulta ciertamente
extraño para la propia Iglesia, su jerarquía y sus fieles. Lo es también para
la Comunidad Autónoma y es un  caso único
en España, impensable además en cualquier otra comunidad autónoma que además
tiene la desventaja de que tanto al Real Monasterio como a la treintena de
pueblos de su alrededor, es la Junta de Extremadura la que atiende su
patrimonio cultural eclesiástico, cuyas inauguraciones o reparaciones han de
ser presididas por los representantes eclesiásticos de Toledo.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.