Las luciérnagas revelan secuencias de ADN para la computación molecular

Comparte en redes sociales

Sonetos de Shakespeare y el audio del discurso “I have a dream” de Martin Luther King ya han sido almacenados en una molécula de ADN. Este logro publicado en la revista Nature hace justo un año fue posible gracias a la computación basada en ADN, una tecnología objeto de creciente investigación que pretende sustituir en un futuro a los ordenadores actuales de silicio.

En
este nuevo modelo computacional, las moléculas de ADN se convierten en
auténticas unidades de almacenamiento.

 

“El
diseño de secuencias de ADN estables que se puedan utilizar en bioinformática
es un campo de investigación muy prometedor”, afirma el investigador José
Manuel Chaves, miembro del Grupo de Investigación ARCO de la Universidad de
Extremadura. 

 

Precisamente,
este grupo de científicos, coordinado por Miguel Ángel Vega-Rodríguez,  está llevando a cabo el proyecto de
investigación BIO, en el marco del Plan Nacional de Investigación, dedicado a
la Optimización Multiobjetivo y Paralelismo en Bioinformática.

 

En
concreto, José Manuel Chaves ha propuesto un algoritmo de optimización basado
en el comportamiento de las luciérnagas para generar secuencias estables de ADN
aplicables en la resolución de problemas concretos, y que ha sido publicado en
la revista Applied Mathematics and Computation.

 

“La
inteligencia colectiva de los insectos funciona muy bien en bioinformática y
constituye una fuente de inspiración en la búsqueda de soluciones eficientes a
problemas concretos” explica el investigador.

 

Los
algoritmos basados en el comportamiento de las luciérnagas generan secuencias
muy estables para resolver problemas de optimación. Las luciérnagas basan su
comportamiento social en la luminosidad que emiten.

 

En
resolución de problemas, la luminosidad de una luciérnaga depende de la calidad
de la solución encontrada y la distancia desde donde las otras compañeras están
buscando soluciones. De acuerdo con una fórmula que engloba luminosidad y
distancia se explora el espacio de búsqueda de soluciones”, explica el
investigador.

 

En
el caso de las luciérnagas, estos insectos producen esta secuencia estable para
resolver problemas como el caso del viajante de comercio que tiene que decidir
la ruta entre ciudades con el menor coste, explicado en el artículo científico.
El grupo ARCO también trabaja con éxito en esta línea de las luciérnagas para
determinar la filogenia de las especies y la búsqueda de patrones en una
secuencia de ADN.

 

 “La computación basada en el ADN constituye
una ventaja respecto a los ordenadores de silicio en sus circuitos integrados,
ya que éstos utilizan componentes electrónicos, que pueden estar activos o no,
mientras que las moléculas permiten codificar los problemas en sus cuatro bases
de materia orgánica y producir secuencias lo más estables posible”.

 

Por
ello, las líneas de investigación tienden a desarrollar la tecnología que
permita, posiblemente en unas décadas, fabricar ordenadores basados en
moléculas orgánicas, que conllevará “más poder computacional, mayor capacidad
de almacenaje, y la posibilidad de procesar en paralelo y ganar velocidad”,
concluye el investigador.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.