EL AYER Y EL HOY DE LA disCAPACIDAD por Victorina Cruces

Comparte en redes sociales

…En aquella lejana época se consideraba una lacra para su familia y para la sociedad al mal llamado “subnormal”. Éste apenas salía de casa. Y muy pocos “subnormales”, tras haber emprendido una cruenta lucha por escolarizarse, conseguían ocupar un pupitre en la escuela pública…

[Img #33476]


En las décadas de los cincuenta y
sesenta, los seres humanos que padecían alguna limitación física y/o
intelectual
  eran denominados “subnormales”.
Después se les llamó “minusválidos”. Mas tarde, “discapacitados”. Y en la
actualidad, se emplea este último vocablo o el de “personas
  con diversidad funcional”. Evidentemente se
ha evolucionado mucho en este sentido.
 Pero
lo realmente importante es que, a su vez, se haya progresado en otros sentidos;
porque en ser llamado de una u otra forma, no radica la integración de dicho
colectivo, sino en que cada uno de sus miembros sea un individuo más de la
sociedad en que vive
 y de la que, al
igual que el resto de los ciudadanos, forma parte.

En aquella  lejana época se consideraba una lacra para su
familia y para la sociedad al mal llamado “subnormal”. Éste apenas salía de
casa. Y muy pocos “subnormales”, tras haber emprendido una cruenta lucha por
escolarizarse, conseguían ocupar un pupitre en la escuela pública. Hoy la “persona
con discapacidad funcional” tiene acceso a la universidad y puede disfrutar de
su tiempo de ocio.

Mas… ¿hemos llegado a la meta?
Desafortunadamente, no. Aún queda mucho camino por recorrer. Nos es
prácticamente imposible acceder a ciertos locales públicos por falta de rampas,
circular por muchas calles a causa de bordillos que nos impiden adentrarnos en
las aceras con nuestras sillas de ruedas sin la ayuda de otra persona, viajar
en autobuses interurbanos sin acompañante… También sufrimos injusticias, como
la de pagar más dinero para disfrutar de un espectáculo. Por todo esto, hemos
de seguir luchando día a día. Y no rendirnos. Nadie mejor que nosotros podrá
defender nuestros derechos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.